Se tambalea poderío sindical de Romero Deschamps

Por Manuel García Javier

Tanto el sindicato petrolero como quienes han fungido como directores de la paraestatal Petróleos Mexicanos han estado, con gobiernos priistas, inmersos en un mar de corrupción que ha propiciado multimillonarias pérdidas del líquido energético proveniente de los llamados ‘veneros del diablo’.

Recordemos aquel 10 de enero de 1989, a tan sólo cuarenta días del mandato constitucional de Carlos Salinas de Gortari, el potentado líder petrolero, Joaquín Hernández Galicia ‘La Quina’  y 49 de sus más cercanos colaboradores fueron arrestados, después de que éstos habían ordenado el cierre de instalaciones en las refinerías mexicanas.

Y es que, más que ello, ‘La Quina’, se la debía al entonces mandatario por haber divulgado que Carlos y Raúl Salinas de Gortari mataron a una trabajadora doméstica cuando eran niños. Esa fue la verdadera razón por la cual Salinas encarceló a ‘La Quina’ en 1989, publicó el periodista Andrew Redding.

El propio Salinas se encargó de proporcionar a la prensa el largo historial delictivo de ‘La Quina’. Ocho años después, el ex líder del STPRM fue amnistiado.

Cuando Luis Echeverría Álvarez asumió la Presidencia. ‘La Quina’ lo invitó a su plaza fuerte, Ciudad Madero. “Señor presidente, yo ya estoy cansado y he pensado en retirarme de la vida sindical”. Echeverría ante semejante pérdida: “No, Joaquín. Quédese usted. Siga”. ‘La Quina’, sacrificado ante el mandato supremo: “Está bien, señor presidente, como usted ordene”.

Seis años más tarde invitó a José López Portillo“Me retiró, señor presidente, ya estoy cansado”. López Portillo, ante la pérdida irreparable: “Usted es necesario, Joaquín, tiene que seguir”. La obediencia de ‘La Quina’: “Como usted ordene señor presidente”.

Otros seis años. Invitó a Miguel de la Madrid Hurtado“Ya estoy cansado, señor presidente. He pensado en retirarme”. Silencio presidencial que acabó con el poderío y gran liderazgo que el tamaulipeco tenía en todo el territorio nacional.

Recordemos también aquél 27 de febrero de 2013, cuando la líder magisterial de uno de los más grandes sindicatos de América Latina (millón y medio de afiliados), Elba Esther Gordillo Morales, fue detenida acusada de desviar recursos públicos por más de 200 millones de dólares, hacia cuentas personales, así como bancos y tiendas comerciales de Estados unidos y Suiza.

Sin embargo, se corrió la versión que también se la debía al presidente Enrique Peña Nieto, por haberle llevado la contraria en las elecciones y a ello se debió que tan sólo a 2 meses con 27 días de poder se consumara la venganza. El 8 de agosto de 2018 y faltando 2 meses con 22 días para que Peña entregara el poder, Elba Esther fue absuelta en definitiva de los cargos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, acusaciones por las que fue detenida.

Ahora bien, el último bastión del sindicalismo ‘charro’, Carlos Romero Deschamps, líder del STPRM, está siendo señalado de posesión de riqueza desmedida y responsable de actos de corrupción, en los últimos 20 años.

Organizaciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros, la Gran Alianza Nacional Petrolera, la Unión Nacional para el Desarrollo Social de Trabajadores de la Industria Petrolera y el movimiento Petroleros Activos en Evolución por un México Nuevo, han presentado denuncias ante la Procuraduría General de la República , su Unidad de Inteligencia Financiera e incluso en la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones de Delincuencia Organizada, pero nunca prosperaron y seguramente los expedientes reposan en la ‘congeladora’.

Al igual que en reinado de ‘La Quina’, Romero Deschamps se está viendo involucrado en delitos como la extracción del llamado ‘guachicol’ que ha causado millonarias pérdidas al erario federal.

Y atento a ello, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, primero le anunció que los trabajadores petroleros elegirían a sus dirigentes de manera democrática. Después, por conducto de la Secretaría de Gobernación, se le  advirtió que no se le tolerará a nadie incurrir en la práctica del robo de hidrocarburos, fuese empleado de alto nivel o sindicalizado.

Sin duda alguna el expediente de Romero Deschamps se está abultando para que en los próximos días caiga el poderío económico de la corrupción en Pemex. Nos leemos en la próxima, estoy en:guayabazo@hotmail.com. Sean felices.