Loading

wait a moment

PRESENTA ACNUR RUTA DE EDUCACIÓN BÁSICA PARA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA REFUGIADA EN CHIAPAS

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Gobierno del Estado de Chiapas presentaron este miércoles la Ruta de Acceso Escolar para las Personas Refugiadas y Solicitantes de Asilo que busca mejorar las oportunidades de acceso a la educación para este sector.

Este mecanismo permite de manera simplificada dar información para facilitar la inscripción de aquellas personas que no cuentan con documentos escolares de su país de origen. De igual manera permite a las escuelas identificar la ruta a seguir para dar acceso a la inscripción y contribuir a la integración de personas con necesidades de protección internacional.

Esta ruta ha sido construida en colaboración por la Secretaria de Educación en Chiapas incluyendo funcionarios, docentes y responsables regionales en temas de revalidación, certificación e inscripción, el ACNUR Tapachula y la Delegación en Chiapas de la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR). También colaboraron otras organizaciones internacionales como RET Internacional y UNICEF.

La presentación de este mecanismo fue encabezada por Rosa Aidé Domínguez Ochoa, secretaria de Educación Pública del Estado de Chiapas, y por Kristin Riis Halvorsen, jefa de la suboficina de ACNUR en Tapachula,

“La educación es una herramienta indispensable para la integración de los niños y niñas refugiados y sus familias en sus comunidades de acogida, por ello reconozco el compromiso del gobierno de Chiapas de asegurar el acceso a la educación. La educación representa volver a la normalidad para las niñas y los niños que han tenido que dejar sus hogares y así pueden comenzar a reconstruir sus vidas en su nuevo país”, dijo Riis Halvorsen.

“La Secretaría de Educación de Chiapas está comprometida con la educación y bienestar de nuestras niñas, niños y jóvenes sin excluir raza, lengua, religión y creemos fielmente que la educación a todos los que vivimos en este estado y país beneficiará y enriquecerá a nuestra nación por igual”, afirmó la secretaria Domínguez Ochoa.

Según el marco legal nacional e internacional en México, el cual es de avanzada en muchos temas de derechos humanos, todas las personas sin distinción, incluido su origen nacional o su estatus migratorio, tienen derecho a la educación.

La educación preescolar, primaria, secundaria y preparatoria o bachillerato es obligatoria. Tanto la legislación como las normas de control escolar establecen que la falta de documentación para acreditar la identidad de niñas, niños y adolescentes –incluida la CURP– no será obstáculo para garantizar sus derechos.

Si bien el marco jurídico mexicano garantiza el acceso a la educación de la población solicitante de la condición de refugiado y refugiada, en la práctica existen distintos obstáculos en el ejercicio de este derecho, como el desconocimiento de documentos de identidad de las personas solicitantes de la condición de refugiado en Tapachula, el requerir la presentación de documentación o de diplomas escolares, la discriminación o incluso la saturación de espacios. 

De acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Población Refugiada (ENPORE, 2017) realizada juntamente con la Unidad de Política Migratoria y la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR) de la Secretaría de Gobernación y ACNUR, el 67% de los niñas, niños y adolescentes refugiados o solicitantes en edad escolar no asistía a ninguna institución educativa. Ahora, gracias a la mesa interinstitucional y a la impartición de talleres y capacitaciones de ACNUR y SEP, se ha incrementado significativamente el número de niñas, niños y adolescentes que han logrado ingresar satisfactoriamente a las escuelas con sus documentos de identidad.

En el año 2018, la Secretaria de Educación Pública del Estado de Chiapas identificó a más de 600 solicitantes de la condición de refugiado en escuelas del estado. Dicha Secretaría admitió que uno de los retos es la obtención de datos precisos en el ingreso de la población solicitante de asilo y refugiada en Chiapas. Por esta razón, esperan que, gracias a la presentación de la ruta de acceso escolar, las diferentes dependencias de la SEP puedan coordinarse y obtener estadísticas más confiables.

Reconociendo la contribución de las escuelas y comunidades chiapanecas en la acogida e inclusión de las personas refugiadas, en 2019, ACNUR contribuyó al mejoramiento de algunos centros escolares con la donación de pupitres y computadoras. En 2020, los planes de apoyo continuarán en coordinación con las autoridades educativas y en consulta con la población local.