“Antropología y Transdisciplina desde Sudamérica”, nuevo libro del argentino Andrés Herrera

Antropología-y-Transdisciplina-desde-Sudamérica,-nuevo-libro-del-argentino-Andrés-Herrera“ANTOPOLOGÍA Y TRANSDISCIPLINA DESDE SUDAMERICA”, NUEVO LIBRO DE ANDRES HERRERA El libro del artista visual y antropólogo tucumano Andrés Herrera, “Antropología y Transdisciplina desde Sudamérica”, de Ediciones Anku, salió publicado en 2014. Sobre su obra, Herrera, informó que “Este libro es la consecuencia de cierto nomadismo itinerante que he mantenido estos últimos años más allá de las fronteras, entre países sudamericanos a los que considero hermanos, o en todo caso, partes de una gran nación continente de exquisitas pluralidades. Viajando se desdibujan los límites de lo estereotipos y se reestructuran en nosotros, como nuevos mapas mentales de los espacios que contienen a las experiencias, en los que quedan atrapados, fragmentos nuestros, en ese intercambio que se propone entre el conocer nuevas culturas que dejarán, a veces, de ser ajenas para conocernos nosotros mismos a través de esa posición de ser el otro fuera de casa”. Para el artista visual “Es a través de esta otredad en que uno va comprometiéndose en cierta forma con los lugares donde va transcurriendo, y es así que vengo a presentarles algunos ensayos e ideas de mis tiempos tras las fronteras”.

“La aventura de acercarnos al conocimiento”

Para el fotógrafo “Desde esta óptica es que ese gran mapa hermanado, de fronteras desdibujadas, que por cierta curiosidad geográfica podríamos entender como Sudamérica, no puede mantenerse desde una gramática de la fragmentación mental que requiere el paradigma occidental, sino que, a modo de invitación, propongo una visión transdisciplinaria desde Sudamérica, en la que, valiéndonos de los espacios geográficos, desestimamos no sólo las fronteras políticas sino también las fronteras mentales y capitalistas de las disciplinas del conocimiento, aquellas que encierran nuestro entendimiento en calabozos epistemológicos, separando y diferenciando, y no permitiéndonos la aventura de acercarnos al conocimiento como una totalidad de saberes, a una visión holística de las realidades. Y es en función de lo poco que sabemos sobre el modo de estar que tenían nuestros pueblos originarios de Abya Yala (el continente) antes de las colonizaciones, pero que hoy y siempre resurge como en una constante continuidad en reparación, desde el concepto de pacha, que no es sólo la tierra, sino la visión total de ésta en el tiempo, y que para poder bucear en ella, puede que la más adecuada herramienta sea la visión transdisciplinaria para estar en sintonía de esa pacha nuestra.”

El “Predicador Transparadigmático”

En el prólogo del libro, al que tuvo acceso PRENSA TUCUMANA, el abogado Jorge Barraza, integrante de Anku, movimiento dedicado a fomentar el desarrollo y la divulgación de la cultura y ciencia sudamericana, al referirse a Andrés Herrera, manifestó que el artista visual, “Antes que antropólogo, es un experimentador social. Antes que científico, es un explorador del conocimiento; y mucho antes, aún, es un predicador transparadigmático. Su búsqueda abrevó del conocimiento analítico lineal pero por esas paradójicas causalidades terminó enriqueciéndolo con lo que es, a la postre, su declaración heráldica por excelencia, la transdisciplina”.

“Le insufla al saber cartesiano una perspectiva vivificadora desde que considera al conocimiento como un todo alienable, subjetivo y sinérgico. Y desde este punto de vista, preconiza una mirada diferente de la forma de organización tradicional (individual y separada diremos) de las ciencias sociales, apostando a lo que está mas allá de ellas, atravesándolas, derribando los anquilosados muros que separan a las disciplinas entre sí y enarbolando una sistémica propuesta de comprensión del conocimiento social científico cuando propone ‘un intercambio solidario de saberes para reemplazar la descolonización y descapitalización de la ciencia en pro de las comunidades de descendencia originaria”.

“Ejemplo de Prueba”

Para el abogado, Herrera “Refirma la tarea transparadigmática erigiéndose a si mismo como ejemplo de prueba cuando expone acabadas experiencias de una interpretación social, antropológica, arqueológica, fotográfica, artística (al modo de la intervención), cultural, política, económica, iconográfica y ensayista de las comunidades y sujetos con los que interactúa para luego sugerir un todo hermenéutico que nos lleva a entender los contrastes de Cochabamba, la orquesta imaginada de la Venus de Valdivia, el relato de la recóndita mina de sal, la casa de Roque y sus misterios, los ritos funerarios en Colombia y un formidable manifiesto descolonial de las ataduras tanto capitalistas cuanto académicas”.

“Todos los hombres desean por naturaleza saber” principia la Metafísica de Aristóteles y, a estas alturas, esta claro que desmembrar el saber en múltiples partes especializadas no nos convierte en expertos sino en ignorantes especializados, o al decir del autor, en “un robot bobo”.

Legado Chamánico

El miembro de Anku, indico que “Es Andrés Herrera, sino el principal, uno de los más entusiastas transdisciplinarios latinoamericanos y latinoamericanista por adscripción, óptica desde la cual ha incorporado por interacción y nos ha transmitido por comprensión que la cosmovisión transdisciplinaria supera las estructuras piagetianas para reposar en la, cuanto menos, milenaria transmisión de la PACHA (como acervo indígena), concebida como un TODO de cosmos, tiempo y espacio en interacción”.

“Lo chamánico como método y lo festivo como su representación educadora, fueron el futuro de los postulados de Piaget, Nicolescu y Morín…y Herrera con su sagacidad transdisciplinaria nos ayudó a develarlo”, sostuvo el letrado.

Antropología como ciencia, arte, cultura y utopía

Por su parte, el abogado constitucionalista, Byron Torres Azanza, integrante de Anku Ecuador, quien el año pasado presento en Tucumán su obra “Desvarios, entre el Café y la Locura”, manifestó en la contratapa del libro “Antropología y Transdisciplina desde Sudamérica” que la frase del poema de Antonio Machado “Caminante no hay camino se hace camino al andar”, refleja parte de la vida de Andrés Herrera, nunca quieto, siempre en constante cambio de escenarios que en ritual Kafkiano es el proceso de su metamorfosis. Comienza tropezándose con piedras pero de ellas mismas es de donde se agarra para dar impulso y caminar por las enormes veredas de nuestra Sudamérica, sintiendo el paso y aprendiendo de los diversos mundos y vidas que se configuran en el cotidiano andar de personas y seres humanos que no siempre son sinónimos pero que forman parte de este rincón maravilloso del mundo”.

Para Torres Azanza, “Lo que nos plasma Herrera es la Antropología no sólo como ciencia, sino como arte, como cultura, como utopía, balances y desbalances, enraizadas todas ellas en nuestros ancestrales modelos de vida y que en el presente han sido olvidados y borrados de la historia o simplemente invisibles a los ojos de los ciudadanos. De aquí que las enseñanzas de Herrera sirvan simplemente para entender que la vida está más allá de las ciudades y de la cotidianidad humanoide en la que nos envuelven las metrópolis y que existen culturas realmente mágicas y que es necesario conocerlas y sentirlas pues son parte de esta gran nación llamada Sudamérica”, destacó el profesional.

Obras de Andrés Herrera: Chamanismo y Arqueología del Noroeste Argentino (2007); Antropología para el Compromiso Social (2007) y Bitácora de un Pirata Sudameriano (2010). https://www.facebook.com/andresherrera78?fref=ts, http://grupoanku.wix.com/anku#!literatura

romanolilianaa@gmail.com