¡Va por Tabasco!

Guayabazo

Por Manuel García Javier

Su destape lo guardó en su mente por mucho tiempo, el Presidente Luis Echeverría Álvarez le había dado la grata noticia con anticipación, pero con una instrucción: Tú serás el candidato del PRI al Gobierno de Tabasco, pero no debes decirle a nadie… ni a tu esposa. Y, claro, guardar un secreto por más de seis meses era como para que le estuviera picando la lengua y vivir con un tormento; sin embargo, el entonces secretario de Recursos Hidráulicos lo cumplió, y llegado el momento, se dio la noticia en la ciudad de México para, al día siguiente, en un vuelo especial de la S.R.H. llegar al aeropuerto de la ciudad de Villahermosa en medio de una apoteósica recepción.

Así nos lo narró el propio autor del libro “Agua Hombre”, ya como gobernador en funciones, ingeniero Leandro Rovirosa Wade, a quien su personal de la importante Secretaría federal, le prepararon una despedida la noche del destape y ahí le estrenaron una composición musical titulada “Mi General”. Tuve la oportunidad de transcribirla para Don Leandro y recuerdo que parte de la canción refería: Se va mi general, que vuelve a las querencias y a las ricas esencias de su tierra natal.

Su campaña, llena de colorido y gran acercamiento con la gente, le dio la oportunidad de adoptar el lema de “Gobernar con el pueblo”, y así lo hizo: Don Leandro ejerció la jefatura del Poder Ejecutivo muy cercano a la gente, tomándolos en cuenta, mediante un esfuerzo conjunto y participación democrática, en todas y cada una de las decisiones que tuvo que sortear, como la de enfrentarse a Pemex en la búsqueda de que la paraestatal le resarciera a Tabasco lo que en justicia le correspondía en aquellos tiempos.

El de su nieto Gerardo Gaudiano Rovirosa, fue un destape diferente; tuvo que rifársela a golpe de calcetín sacando y llevando el Ayuntamiento a la calle, a las comunidades mismas, y entregando acciones a sus representados… al fin y al cabo, es la mejor forma de ganarse al pueblo.

Aunque su lucha para lograrlo fue con la adversidad de sus atacantes, la ayuda vino con la Navidad. Días antes, precisamente en el segundo informe de resultados del Jefe de Gobierno Municipal, el gobernador Arturo Núñez Jiménez comentaba del feliz advenimiento del primogénito del matrimonio Gaudiano-Martel: “Que todo sea para bien. [Que traiga torta!, y así lo escribimos en esos días, destacando la metáfora de que los bebés traen su torta bajo el brazo, lo cual implica fortuna y bienestar y principalmente que las dificultades se resolverán por sí mismas… Y así sucedió: las acusaciones que pesaban sobre él resultaron falsas y todo quedó resuelto.

Aunque se comprobó que Núñez respetó las encuestas para escoger candidato del PRD, lo cual lo ubica con un gobernador demócrata, es necesario destacar sus premonitorias palabras: “Acompañar a un joven presidente municipal como Gerardo Gaudiano renueva mi esperanza en la política en Tabasco y en México”.

“Sí descubrí a temprana edad mi vocación política, sí encontré a temprana edad una oportunidad en un hombre que apoyó mucho a los jóvenes como fue el gobernador Trujillo, tengo no sólo la convicción, sino la responsabilidad de creer y de apoyar a los jóvenes, y en Gerardo Gaudiano Rovirosa tenemos un buen ejemplo de lo que las nuevas generaciones pueden y van a hacer por Tabasco y por México“.

En el PRI, se dio el destape también en la capital mexicana. Desde allá, y al viejo estilo priista, se dio la noticia de que la diputada federal, Georgina Trujillo Zentella, resultó ser la agraciada para ser candidata al Gobierno, después de negociaciones con quienes también pretendían. Sin embargo, no hubo la acostumbrada recepción en en el aeropuerto de Dos Montes, sólo festejo en la cúpula nacional.

Y a partir de ahora, esperando que se hagan oficiales las candidaturas de Adán Augusto López Hernández (Morena), Gerardo Gaudiano Rovirosa (PRD) y Georgina Trujillo Zentella (PRI),  se entiende que tendremos en Tabasco campañas de altura de miras, pero a ras de suelo y de manera civilizada, donde el que tenga más saliva va a tragar más pinole. Esperemos que no prive la diatriba y el lenguaje soez en el próximo periplo en busca del voto, porque está comprobado que los tres son personajes de respeto.

Por lo demás, espero que estén pasando en santa paz y adorando al Rey de los Cielos que ha nacido, y al que, en lo personal, festejo con cánticos y oraciones, dándole gracias y predicando la buena nueva porque me permitió de nuevo vivir. Gracias Padre mío por todo ello… Es todo, nos leemos el próximo año.

Inline
Inline