TEPETOTOTL: Comitán de Belisario Domínguez Palencia

Por Fernando Hernández Flores

En el lugar de las nuevas estrellas, donde el alfarero construye su obra maestra de manera creativa, haciendo que florezca y armonice el ambiente en el que se inspira, trascendiendo los tiempos, adelantándose a los momentos. Es Comitán, Chiapas, el antiguo Balún Canán, hogar del ilustrísimo doctor Belisario Domínguez Palencia; quien bien lo expresaba: “Vigilad de cerca chiapanecos”, porque “si cada mexicano hiciera lo que le corresponde, la patria estará salvada”.

Es un 7 de octubre de 1913 cuando de manera vil e inhumana, le arrebata su vida aquel personaje –Victoriano Huerta- que traicionó y asesinó a Madero y Pino Suarez. Sea el Senador Belisario Domínguez motivo propicio para que surjan los mejores forjadores de la palabra libre en el parlamento. Sea el alcalde Domínguez Palencia, ejemplo para los que aspiren a ser servidores públicos honestos, rectos y comprometidos seriamente con el pueblo. La política debe volver a su cauce, debe corregir su camino.

El Médico Cirujano, Partero y ocultista, que es el título con el que se recibió don Belisario Domínguez en París, Francia, un 17 de julio de 1889, le permitió regresar a  Comitán para brindar sus saberes en salud, dedicando su vida altruistamente para su querido pueblo, para su gran Estado.

Con virtud, alegría, trabajo y estoicismo fundó un periódico de apertura en el arte, las letras y la ciencia conocido el semanario como VATE, mismo que se editó en cuatro números solamente, quizás porque tocaba las susceptibilidades del gobierno en turno. Es la Fraternidad el nombre de su farmacia, donde a los pobres les daba consultas y les otorgaba medicamento, sin recibir ningún peso por esa invaluable labor. Belisario Domínguez Palencia fue un hombre libre que no se distanció de la religión católica, que se dio a los demás sin límites, que amó a la patria, que amo al pueblo mexicano, que le dolían las acciones que cometía el usurpador y por eso levantó la voz desde la máxima tribuna.

El 25 de abril 1863 nació quien le daría un giro asertivo a la historia mexicana, cuyo nombre, ha sido digno de estar escrito con letras de oro en el Congreso de la Unión, llevando atinadamente la frase: Belisario Domínguez “El Héroe Civil de México”. Belisario es un hombre que supo ser leal hasta el último instante de su existencia, que ofrendó su ser para liberar a las ciudadanas y ciudadanos de aquellos tiempos.

A Belisario Domínguez le derramaron su sangre y posiblemente le cortaron la lengua, pero su palabra ya había germinado, pero su pensamiento ya había trascendido, pero su presencia ya había rebasado fronteras, pero su esencia sigue ilustrando e iluminando a generaciones de mujeres y hombres que aman la patria.

Que no nos persiga el estigma de la traición, de las falsedades, de las mentiras. Porque bien expresara Belisario Domínguez en su discurso del 23 de septiembre de 1913, refiriéndose a Victoriano Huerta: “El mundo está pendiente de vosotros…” ahora todo pueblo, toda comunidad, todo Estado y toda nación está ante los ojos del mundo. El orador Belisario Domínguez Palencia sigue vibrando desde lo más profundo, donde se perciben las injusticias, donde se dan los abusos de poder, desde ahí surgirán los nuevos paladines de la palabra  que los hará libre.

Paxkatkatsini. venandiz@hotmail.com Twitter @tepetototl

Inline
Inline