Rafael Loret de Mola: Ejército Agredido

RAFAEL-LORET-DE-MOLA-1024x195

  • Ejército Agredido
  • ¿Aguantará peña?
  • Legitimidad Real

Por Rafael Loret de Mola

Rafael-Loret-de-Mola-Ejercito-AgredidoAhora resulta, en la pluma de un mercenario de la profesión, que se ha montado una “patraña” en contra del ejército; pocas veces había atestiguado tal nivel de amoralidad en el ejercicio periodístico cuyo fin, además de la objetividad que el propio sujeto niega, es el servicio a la sociedad sirviendo de contrapeso a los abusos de poder. No lo entiendo de otra manera porque arrastrarse en busca de financiamientos sucios es denigrante y resulta una enorme traición a lectores, radioescuchas y televidentes atrapados en la maraña de los maridajes entre el poder público y las empresas masivas de comunicación. Nada más deplorable y alejado de la democracia.

Como van las cosas, y ante las lastimeras quejas del general secretario, Salvador Cienfuegos Zepeda –ya debemos incluirlo en la lista de los nombres y apellidos que se escriben con minúsculas-, pronto nos solicitarán a los ciudadanos salir en defensa de la soldadesca incapaz de asegurar, por ejemplo, la gobernabilidad en entidades en donde habrá renovación de gubernaturas este mismo año como son los casos de Guerrero y Michoacán, la primera bajo dominio perredista –muy endeble ya- y la segunda priísta con tendencia a la derecha.

Esto es: los mandos castrenses se han mostrado enfadados, presionados dicen, por cuanto a los señalamientos contundentes sobre, cuando menos, su pavorosa negligencia en asuntos tan controversiales como los asesinatos de Iguala y Cocula –sin que siquiera se establezca la identidad de los restos humanos encontrados en las fosas clandestinas y no pertenecientes a los de los normalistas “desaparecidos-, al grado de que el propio Cienfuegos estimó que se escarnecía a sus cuadros a punta de críticas conminando a todos a mantener su respeto por instituciones incapaces de supeditarse a la soberanía popular siquiera para informar de hechos como la matanza de Tlatlaya, en San Pedro Limón, ocultos durante tres meses salvo un boletín escueto en el que se informaba sobre el desmantelamiento de “una banda de secuestradores”, versión inexacta e infundada.

Con todo y ello surgió una nueva polémica sobre los viejos hornos crematorios del Campo Militar “Álvaro Obregón”, supuestamente utilizados para el personal fallecido y los caballos envejecidos, sobre los que pende la brutal sentencia respecto a la desaparición de cientos de estudiantes en las refriegas –por cierto muy igualadas entre soldados armados hasta los dientes y estudiantes refugiados en sus mantas de protesta- de 1968 y 1971. ¿También en ambas “gestas” se requería de la ciudadanía para blindar a la soldadesca?¿Quizá en el mismo nivel que en 1913 cuando el golpe de Estado contra el mártir Francisco Madero?

Es vergonzoso, indignante, con tales antecedentes, que se hable de una patraña contra el ejército, obviamente con el propósito de mantener una consigna inaceptable con signos pecuniarios, cuando es el general secretario quien está obligado a definir algunos de los más graves puntos oscuros surgidos en los últimos meses. A saber:

1.- La ubicación de los hornos crematorios dentro de instalaciones militares que son pruebas de las atrocidades emanadas de las matanzas de 1968 y 1971. ¿Cuántos no aparecieron entonces, hasta que la sociedad pareció olvidar como está sucediendo ahora, porque sencillamente sus cadáveres fueron cremados clandestinamente? Ya es hora de escribir la verdadera historia, además con testimonios irrefutables como los del denostado militar José Francisco Gallardo, quien ha sido motivo de reconocimientos por su labor a favor de los derechos humanos y en contra de los represores con uniformes quienes se consideran libres de cualquier pesquisa. Pregunto a peña nieto: ¿Hay o no intocables, señor presidente?

2.- ¿Cuándo se dará la versión definitiva sobre cuanto sucedió en la bodega de San Pedro Limón, muy lejos de un enfrentamiento entra soldados y presuntos delincuentes, donde cayeron un niño y una jovencita además de veinte civiles más en junio de 2014? Ni siquiera las jerarquías se han atrevido a indagar e informar sobre la matanza de veintitrés personas, en el mismo sitio, en agosto de 2008 esto es cuando iniciaba la escalada calderonista para sembrar violencia y disimular sus pactos soterrados, que sólo fue divulgada por el hoy extinto Miguel Ángel Granados Chapas en su “Plaza Pública”, dos meses después.

Hago hincapié en las distancias entre cada hecho y el conocimiento de los mismos porque tales pintan de cuerpo entero la opacidad tenebrosa y la complicidad presidencial para tratar de evitarse “problemas” extendiendo la ignorancia entre la ciudadanía y rindiendo homenajes sin fin a los ejecutantes. De seguir así, y esto es lo más grave, cualquier incidente de esta naturaleza, podrá achacarse a la población en estado de indefensión y no a quienes, armados, hacen de las suyas convirtiendo en botines de guerra cuanto encuentran a su paso. Son más devastadores –aseguran- que las mafias dominantes. Por eso nuestra preocupación mayor.

3.- Igualmente, ¿se animará a explicar, Cienfuegos claro, la increíble pasividad de los integrantes del 27 Batallón de Infantería, apostado en Iguala, durante la terrible noche del 26 al 27 de septiembre de 2014 cuando toda barbarie tuvo presencia en las narices de quienes, se supone, están destinados a salvaguardar la seguridad no sólo de Iguala o Guerrero sino del Estado mexicano? En este sentido todo indica que el debate sobre los hornos crematorios –mismos que pueden ser destruidos sin que nadie se percate de ello-, parece más un distractor a conveniencia de la superioridad para zanjar lo verdaderamente grave: la impotencia castrense ante las presiones de los narco-terroristas listos a impedir las elecciones de julio próximo.

4.- Y, por supuesto, de lo anterior deriva la interrogante mayor, la que tiene tintes de alto riesgo: ¿desde cuándo han sido infiltrados algunos de los mandos militares por los sicarios de los capos de mayores vuelos? Y aquí podríamos comenzar por analizar las actuaciones de algunos de los militares señalados al respecto y que han sido protegidos como la Iglesia ampara a los curas pederastas.

Nombro sólo a algunos: Juan Arévalo Gardoqui, Enrique Cervantes Aguirre, Guillermo Galván Galván y Gerardo Clemente Ricardo Vega García. Puede que alguno sea inocente pero es necesario investigarlos a fondo hasta la demostración de su inocencia porque es obvia la paulatina contaminación de los cuadros bajos sus respectivos mandos sexenales. Arévalo ya está muerto, los otros no.

¿Cómo, entonces, puede hablarse de “patrañas” contra el ejército? Sólo en la turbiedad de Carlos Marín puede caber tal cosa, incluso poniéndose en contra de la sociedad afrentada… precisamente por cuanto a quienes alegan ser periodistas y sólo denigran a cuantos sí lo son en una ominosa secuela de desprestigio. ¿Este es el plan? ¿Un nuevo círculo rojo en donde nos sitúen a quienes “osamos” negarle a peña nieto y al general que le acompaña credibilidad alguna? ¿Con esto medran los mercenarios de la pluma con espacios en algunos cotidianos mal llamados “nacionales” porque se editan en el Distrito Federal formando cadenas que atentan contra los diarios con raigambre en un buen número de ciudades?

Por desgracia, los empresarios de Monterrey dedicados a la información –hay otros muy respetables en círculos distintos-, creen que su fuerza implica devorarse a los diaristas de corazón, quienes asumen los riesgos de la profesión y enfrentan al poder con toda la fuerza de su espíritu. Pues aquí estamos.

Debate

Como sugerimos, las vacaciones hicieron amainar las protestas en contra de un presidente acorralado quien debió asirse de la demagogia para anunciar bajas en las tarifas de la luz –dos por ciento- y de los precios de las gasolinas –cuando ya los habían aumentado, retractándose para fines propagandísticos en medio de una caída estruendosa del valor de la mezcla mexicana de crudo que ahora se cotiza en 38 dólares por barril-, para intentar sin éxito resarcir su imagen mediática y en ello nos lleva a los críticos entre las patas. Para su fortuna, cada día somos menos…
¿Cómo va a suplir el gobierno de la República un agujero tan grande? ¿Será acaso aprendiendo a “gobernar” a dos países en uno como sugirió el torpe secretario de Economía, Idelfonso Guajardo Villarreal, quien debiera estar fuera ya del gabinete si existiera la menor lógica política? Mientras, el dólar fluctúa entre los quince y dieciséis pesos, flotando como en la terrible era delamadridiana cuando se registró la peor inflación de nuestra historia. Pero así y todo, alcanza para que luis videgaray caso, secretario de Hacienda y supuestamente presidenciable, mantenga sus mansiones a la sombra del poder omnímodo. ¡Y hay algunos capaces de negar hasta la existencia de las casas blancas de Las Lomas como si estuviéramos ciegos! ¿Tan pronto olvidamos o pretenden que nos convirtamos todos en imbéciles y sumisos cabestros de dos pies? Esto es, castrados.

Estoy seguro de que no falta mucho para atestiguar la debacle final de un sistema que no tiene alternativa salvo el parlamentarismo sin partidocracia. ¿Será posible? Pienso que sí porque, como Ricardo López Méndez, creo en México y en los mexicanos.

La Anécdota

Los partidos afilan las garras de sus candidatos, dicho literalmente, sin consensos siquiera entre sus militantes; en el PAN, por ejemplo, la guerra entre fracciones mandó al diablo a los calderonistas con todo y Margarita Zavala Gómez del Campo; en el PRD sólo piensan en la salida amorfa de las alianzas, ya signadas en Campeche y Colima; y en el PRI están seguros de que Morena no levantará y que la desunión de la izquierda y la derecha validará sus ofertas a pesar del repudio a peña nieto.

Un destacado maestro universitario, experto en materia electoral –lástima que no me permitió nombrarlo-, sentenció a la vista de los hechos:

–La legitimidad la da el voto de las mayorías, no el de la primera minoría. Este término es absurdo y sólo provoca una línea previsible: el abstencionismo ganará la carrera.
Acepto que tiene razón.

Inline
Inline