Provincia costarricense se llenó de libros

  • Heredia, provincia de Costa Rica, fue uno de los lugares en la que mayor actividad de pérdida de libros se dio.
  • La Décima Gran Liberación Mundial de Libros apostó a la gran siembra de libros por su sentido lúdico y educativo.                                              

Por Carlos Díaz Chavarría
CONAPE / Costa Rica

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-1El domingo 21 de diciembre se llevó a cabo la Décima Gran Liberación de Libros, siembra o pérdida de libros. Esta actividad se da mundialmente y fue propuesta por el  administrador de todas las páginas y del grupo del Club de los libros perdidos  Facundo Bonomi. Costa Rica, en especial la provincia de Heredia, no fue la excepción.

“Es un movimiento internacional. Nosotros desde noviembre del año antepasado iniciamos esta acción en el centro comercial para cumplir también con nuestra acción de Responsabilidad Social y fomentar la lectura, principalmente a las familias que toman como punto de reunión este sitio”, indicó Ivannia Fumero, gerente general del centro comercial Real Cariari de Heredia, el cual participa activamente en esta actividad.

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-2Ante la experiencia obtenida a lo largo de las anteriores liberaciones, Fumero expresó que ha sido bastante buena, además que han surgido circunstancias graciosas con los mismos miembros de seguridad del centro comercial: “En una ocasión un oficial de seguridad no sabía lo que pasaba y le indicó a una persona que tomó el libro que no se lo podía llevar, ya que la gerente del centro comercial lo había dejado ahí, pero no pasó a más”.

Los textos liberados no solamente procedieron de la Librería Internacional ubicada en el Real Cariari sino, también, de los colaboradores de la administración del centro comercial, así como de las personas que deseaban dejar un libro que ya hubieran leído, el cual tal vez tenían en la oficina o en la biblioteca personal de su casa.

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-3También el Parque Central de Heredia, u otros lugares representativos de la provincia como la Casa de la Cultura o El Fortín, fueron escenario propicio para liberar los libros. Dato curioso es que, conforme se iban perdiendo, aparecía algún interesado en llevárselos; por ejemplo una pareja con su hija se llevaron cinco libros de una sola vez. Libros de Pablo Coelho e Isabel Allende, como de los nacionales José León Sánchez, Carlos Díaz Chavarría, Yadira Calvo o Fernando Contreras, fueron parte del menú literario que los heredianos fueron degustando a su paso. Más de 150 libros fueron perdidos en estos lugares.

Pese al éxito que ha tenido cada liberación de libros, todavía existen personas que no están acostumbradas culturalmente a este tipo de actividades, por eso, precisamente, con dicha iniciativa cada tres meses se pretende que la ciudadanía se acostumbre y pueda tomar el libro sin ningún tipo de temor y lo lea en el momento que le sea posible.

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-4La próxima liberación será el 23 de marzo del 2015. Para mayor información puede visitar la página oficial del Club de Libros Perdidos:

 

Para próximas liberaciones

¿De qué se trata?

La idea es liberar, dejar un libro, en un espacio público, como un parque, un supermercado, un autobús, un cine, farmacia… Pueden participar de la propuesta todos aquellos que lo deseen liberando un en el lugar donde vivan o se encuentren en ese momento.

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-5¡Indispensable!

Eso sí para participar, cada libro debe llevar una dedicatoria en una de sus páginas que indique:

Que el libro forma parte de El Club de los Libros Perdidos

Que quien lo encuentra después de leerlo  también debe liberarlo para que sea disfrutado por otras personas

El día y el lugar en dónde fue perdido, así en cada liberación será posible saber por dónde ha viajado

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-6Más allá de perder un libro…

          Es fundamental que el interés por la lectura sea más participativo y comprometido, por eso la liberación de libros es una buena manera para que las personas adquieran un aprendizaje más activo, divertido y con responsabilidad social, además de replantearse la importancia de la lectura como fuente de crecimiento personal y profesional.

     En este sentido, esta actividad es extraordinaria ya que va más allá de liberar el libro físico, pues también se está liberando conocimiento, arte, cultura; un sentir lúdico hacia los libros. A lo mejor muchas personas no tienen la oportunidad de comprarlos, esta es una buena manera de poder obtenerlos.

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-7Además, como se deben volver a perder, entonces ayuda a que se siga fomentando la lectura en cadena ya que de esta manera la trasmisión del mensaje y el sentimiento plasmados en ellos se va extendiendo a una mayor cantidad de personas, lo cual los recrea constantemente.

La liberación de libros también posee su proyección social-educativa pues, por ejemplo, en La Quinta liberación de Libros realizada en Costa Rica, se recogieron libros de cuentos, para colorear, lápices de color o crayolas para ser donados a la Escuela El Sol de la zona indígena Maleku.

Así que están más que invitados a animarse a perder un libro en cualquier ciudad, pueblo o lugar del mundo donde ustedes se hallen, y claro, para que tengan la oportunidad de encontrarse alguno. 

Mensaje de El Club de los Libros Perdidos

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-8A quienes se preguntan qué pasa si toma el libro alguien a quien no le guste leer o si llueve y se moja el libro sembrado, les digo:

  1. Nadie a quien no le guste leer lo tomará. Hagan la prueba. Quien no gusta de leer simplemente lo pasará por alto, no pensemos tan mal del resto de la gente.
  2. La idea es dejar los libros a cubierto del mal tiempo o también con algo que los proteja.

Pero también les digo:

Provincia-costarricense-se-lleno-de-libros-9Si alguien va y lo rompe, ¿qué importa? Tú lo sembraste, tú te desprendiste, tú te desapegaste. Ya va en lo que es la otra persona lo que haga con “su” (y ya no “tu”) libro. Es de quien lo encuentre, es un regalo, y no se deben pedir cuentas de lo que se hace con los regalos.

Esas son preguntas ociosas y sin provecho.

Siembren…, ya el tiempo dirá si valió la pena, pues para hacer algo no hay que mirar lo que se puede perder, eso déjenlo a los cobardes, a los especuladores, a los usureros.

Para saber si vale la pena hacer algo hay que pensar en lo que se puede ganar, y sembrando un libro puedes hacer que el mundo gane un nuevo lector, y con ello, hacer al mundo un tanto mejor.

Inline
Inline