PRONUNCIAMIENTO “JUSTICIA CONTRA EL ABUSO DE PODER”

La Red Nacional de Trabajadoras/es de la Información y Comunicación RED ADA y las organizaciones de mujeres indígenas originarias y campesinas, repudiamos enérgicamente los hechos de violencia sexual ocurridos en dependencias de la Asamblea Legislativa Departamental de Chuquisaca, donde están involucrados asambleístas y funcionarios/as de dicha instancia, por lo cual manifestamos que:
 
·         La violencia sexual sin consentimiento de una persona tiene un solo nombre y es VIOLACIÓN, no interesa el estado en que la otra persona se encuentre se llama VIOLACIÓN. Exigimos que se sancione enérgicamente a los culpables de este hecho.
 
·         El machismo social nos ha condenado como mujeres a ser vulnerables ante este tipo de hechos y ante el dedo acusador de nuestra sociedad que  nos coarta, reprime y censura por el solo hecho de ser mujeres.
 
·         Es repudiable la actitud de algunas personas quienes en vez de apoyar a esta mujer la censuran y despiden de su trabajo. El  machismo en el que se ahoga nuestra sociedad nos conduce a creer que somos las mujeres las que provocamos actos de violencia y por tanto las únicas culpables si nos agraden, nos humillan o nos abusan sexualmente. A esto respondemos que NADA JUSTIFICA LA VIOLENCIA.
 
·         Deploramos la actitud de algunos medios de comunicación que muestran la noticia en forma sensacionalista y re-victimizan a la mujer afectada, al exponer de manera tan insensible las imágenes y los datos de la víctima, de quién no se ha cuidado su imagen afectándola de por vida.
 
·         Rechazamos también la actitud de algunos políticos a quienes lo último que les interesa es el bienestar de la persona y por el contrario solo buscan aprovecharse políticamente de la situación.
 
·         Exhortamos al Estado a que asuma la lucha contra la violencia hacia la mujer como parte de un programa o acción integral que garantice leyes adecuadas y brinde pleno acceso a información oportuna y efectiva sobre asuntos legales, de salud, a protección y a servicios en los diferentes niveles estatales.
          
Sucesos como éste deben llevarnos a la reflexión para hacer verdaderos esfuerzos por luchar por una sociedad diferente donde se eliminen las desigualdades y el ejercicio de poder que implica la perpetuación de una injusta situación que ubica a los hombres en posiciones de ventaja sobre las mujeres.
 
Esperamos  y pedimos respeto hacia la víctima, velando por el debido proceso y el acompañamiento emocional de la persona más débil y dañada con este lamentable suceso.
 
Hacemos un llamado a las mujeres de todos los sectores organizados y no organizados y de la sociedad en general a romper el silencio y reiterar nuestro apoyo para todas aquellas que atraviesan situaciones de violencia.
Inline
Inline