POLICIAS ESTATALES LO GOLPEARON

Efrén-Reynaga-periodista-y-abogadoPOLICIAS ESTATALES  LO GOLPEARON.- HASTA EL MOMENTO NO HAN SIDO DETENIDOS LOS AGENTES POR LOS DELITOS DE ABUSO DE AUTORIDAD, LESIONES, AMENAZAS, Y SUSPENDIDOS DE SUS CARGOS POR TORTURAR, DETENER ILEGALMENTE A ESTE PERIODISTA Y ABOGADO QUE AMERITABA SOLO UN MULTA VIAL. ADEMAS DEBEN EL GOBERNADOR DESTITUIR DEL CARGO A RAUL PINEDO DAVILA QUE YA HA CAUSADO MUCHO DAÑO A LOS COLIMENSES AL PERMITIR LAS DETENCIONES ILEGALES, LAS TORTURAS, POR CIERTO DE LOS 16 DETENIDOS EN EL CHAMIZAL Y GOLPEADOS EN EL CASINO DE LA FERIA ESTAN EN EL CERESO DE TECOMAN GOLPEADOS, ESTO LO ASEGURAN EL MISMO PERSONAL DEL JUZGADO; LOS CULPABLES TAMBIEN SON LOS POLICIAS ESTATALES Y EL MINISTERIO PUBLICO NO RECIBIO LAS DENUNCIAS DE ESTOS DETENIDOS, CONSIGNÓ A TODOS POR INSTRUCCION DEL PROCURADOR DE JUSTICIA MARCOS SANTANA MONTES, A QUIEN TAMBIEN DEBEN DESTITUIR DEL CARGO.

 

A la Opinión Pública.

Leímos con alarma la nota que se difundió este martes en los medios informativos del estado, respecto al brutal atropello y la golpiza que sufrió el reportero del diario El Noticiero de Colima Efrén Reynaga Flores por parte de elementos de la Policía Estatal Preventiva, por el solo hecho de haberse estacionado en lugar prohibido.

Nos sorprende aún más, la vileza y la falta de solidaridad del diario “El Noticiero” con su reportero de la sección de policiacas, pues a pesar de que fue golpeado, detenido e incomunicado, el diario propiedad del galardonado Carlos Valdés Ramírez, no movieron un dedo en su apoyo, a pesar de que uno de sus familiares se comunicó al periódico para notificar lo que había pasado.

Lo anterior demuestra que a los del diario El Noticiero les mueve más el dinero que reciben por parte del Gobierno del Estado que la integridad de sus reporteros, pues lo menos que pudieron hacer por él es irlo a sacar de los separos de la policía, en donde se le incomunicó peor que a un peligroso sicario.

Nosotros somos una organización que vela porque se respeten los derechos ciudadanos. Somos enemigos del sistema represor que representa el gobierno de Colima. Por ello, desde aquí le ofrecemos nuestra asesoría y apoyo al periodista Efrén Reynaga Flores, a quien le decimos que no está solo, que cuenta con nuestra solidaridad y respaldo ante este hecho tan condenable, pues fue víctima de gente sin escrúpulos, de gorilas disfrazados de policías, de personas que su deber es defendernos de la delincuencia organizada, de prevenir los delitos, de no abusar de la gente y menos de los integrantes de los medios de comunicación.

Nos da tristeza de cómo todas las organizaciones de periodistas de Colima han agachado la cabeza y dan la espalda ante este hecho tan lamentable. Nos duele ver como el medio de información para el que trabaja se hizo de la vista gorda, nos referimos al diario El Noticiero, cuyo director acaba de ser galardonado por un reportaje, pero que desde aquí le decimos que no es digno de admiración, porque permite que golpeen a sus trabajadores, que los humillen, pero que es más importante las dádivas que recibe el gobierno estatal para a silenciarlo. A eso se le llama ingratitud, traición y desprecio hacia el trabajador.

Sabemos que el periodista Efrén Reynaga estará este jueves en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ahi estaremos dándole todo nuestro apoyo, ese que le han negado en su trabajo y en las organizaciones de periodistas chayoteros comprados por el Gobierno del estado.

Ya basta de tanto atropello policiaco en Colima, como las barbaridades que cometen los judiciales denominados “la banda del tiida” y los gorilas abusivos de la policía estatal preventiva, que participaron en esta arbitrariedad sin nombre.

Anexamos varias fotografías enviadas por familiares de la víctima, de cómo lo dejaron los policías estatales que deben servir a la sociedad, ver si nos hacen el favor de publicarlas.

Colima es el único lugar del mundo en donde estacionarte en lugar prohibido es motivo para golpearte y arrancarte los dientes a patadas. El gobierno ha de estar feliz con este primer lugar gracias a sus policías prepotentes y sin cerebro, como sus jefes

Inline
Inline