PELIGROSO DESCONTENTO POPULAR

COLUMNA-ABEL-SANTIAGO

Por Abel Santiago / abelsantiago30336@yahoo.com.mx

Desde el inicio de este sexenio federal, fue muy notorio el descenso del espíritu cívico, del fervor patrio que se mantuvo vivo durante muchos años en las fiestas patrias, que comprendían casi todo el mes de septiembre, pero parece que este año se ha nulificado y que ya a nadie le importan más que para aprovecharlas en manifestar su repudio a las autoridades, llegándose hasta la falta de respeto a los símbolos patrios y a nuestros héroes de la Independencia, utilizándolos para burlarse de las actividades realizadas por los representantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo con ese motivo. En las redes sociales puede apreciarse cómo han circulado en abundancia esos videos, lo que nos muestra en cierta forma por qué ya no se adornan las fachadas de las casas ni las calles con los colores distintivos de la mexicanidad, y por qué en las ceremonias del Grito de Independencia y del desfile gran parte de los asistentes se dedicó a gritar consignas  contra el mal gobierno, ya fuera federal, estatal o municipal. Todo esto es producto del descontento popular, que aún no sabe cómo encausarse, pero que está latente principalmente por la aplicación de las reformas estructurales, que nos han hundido más en la miseria. En la capital del país fue muy grande la manifestación ciudadana de la tarde del pasado jueves 15 contra Peña Nieto, exigiéndole su renuncia, y que al llegar al Zócalo tuvo un enfrentamiento con las fuerzas armadas, pero a pesar de eso muchos se quedaron para abuchearlo durante el Grito.

En Oaxaca la situación ha sido mucho más notoria, también a partir del inicio de este gobierno del cambio, cuando el pueblo pudo darse cuenta de que estaba siendo defraudado por la falta de cumplimiento de las promesas de campaña, por la confirmación de que continuarían imperando la impunidad y la corrupción,  así como por compartir como parte de la federación los efectos de la crisis económica auspiciada por el gobierno federal y su falta de autoridad moral, política y administrativa, pero sobre todo por la presencia y abusos de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que ante la ingobernabilidad existente en el estado se ha dedicado a perjudicar al pueblo con actos ilegales, como el bloqueo permanente de calles y carreteras, asalto y robo a tiendas de autoservicio, plantón en el Centro Histórico que ha dejado sin empleo a muchos trabajadores por el cierre de los establecimientos comerciales en esa zona, y últimamente por agredir a sus opositores y a los periodistas que cumplen con su trabajo y que tienen como fuente las actividades de los trabajadores del servicio público. Por eso resulta inexplicable que muchos ciudadanos canalicen su descontento apoyando las actividades de esos delincuentes, que con el pretexto de luchar contra la reforma educativa cometen toda clase de atropellos a la población indefensa.

En los diarios locales se han publicado dos desplegados firmados por periodistas de la entidad contra las agresiones, amenazas y acoso de la Coordinadora, como constancia del peligro en que se encuentran sólo por cumplir con su trabajo. En uno dice: “Resulta absolutamente inaceptable toda forma o intención restrictiva o de censura, y más cuando estas agresiones son perpetradas por grupos como la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y organizaciones afines, y son toleradas o encubiertas por las autoridades.- En Oaxaca, los trabajadores y empresas de la información hemos vivido una larga historia de hostigamientos y ataques contra nuestra labor. Por esta razón, la Asociación de Comunicadores de Oaxaca, medios y organizaciones que suscriben, condenamos estos hechos frontal y enérgicamente”. Del segundo desplegado, el siguiente párrafo: “Demandamos a las autoridades federales correspondientes que garanticen la integridad de nuestros compañeros.- A la Sección 22 exigimos respeto absoluto e irrestricto al trabajo periodístico, elemento fundamental para la democracia.- Es inadmisible pensar que una lucha que exige respeto a derechos y condena actos represivos, pueda ser respetada si utiliza la sinrazón como una práctica común”. La falta de autoridad para poner orden en el sector magisterial, es lo que ha desquiciado la vida normal principalmente en cuatro entidades de la República, pero que las demás también han resentido las consecuencias.

Por lo anterior, era imposible que las fiestas patrias tuvieran el esplendor y lucidez de años anteriores, y que por el contrario, se haya manifestado en diversas formas el descontento popular, haciéndose cada día más peligroso, porque busca desahogo y canalización para contrarrestar los abusos del poder y la anarquía que comienza a vivirse, para complacencia de otros países, principalmente del vecino, que ya da muestras de su influencia en nuestra política interior. El caso más reciente, después de la burla a México con la visita del candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, es que la Asociación de Política Exterior de ese país, haya otorgado el lunes pasado a Enrique Peña Nieto el Premio al Estadista, “en reconocimiento a los cambios estructurales en México, que permiten estimular la relación entre ambos países”. Casi al concluir el acto se anuncia la nueva devaluación, llegando a pasar de los 20 pesos el valor del dólar. Y ese estímulo a las relaciones ya se había dado con la venta de nuestros recursos naturales y la mayor explotación del petróleo, que también sigue a la baja.

Lo peligroso del descontento popular, en su mínima expresión, puede darse en las elecciones de 2018, en que el voto llegara a favorecer a alguno de los líderes de la falsa izquierda, pero que con esa bandera cobijan a los grupos sinarquistas, entre los que figura en primer lugar el disidente del sector magisterial, lo que representaría la continuación del analfabetismo.    

Inline
Inline