Para todo mal un mezcal y para todo bien también reza el refrán

Por Doctor Luis Miguel Vázquez Jaramillo / Médico internista

Doctor Luis Miguel Vázquez Jaramillo

Los cereales fermentados,  el jugo de las frutas y la miel se han utilizado durante miles de años en la producción de alcohol etílico o etanol, en el siglo XVI se utilizaban con fines curativos, bebidas conocidas como espíritus, existe evidencia de una bebida alcohólica primitiva en china alrededor del año 7000 a.c.

En la india ya se contaba con una bebida alcohólica destilada de arroz llamada Sura  fue utilizada entre los años 3,000 y 2000 a.c.

En Grecia una bebida fermentada hecha de miel y agua, gano gran popularidad y ya  en esa época se mencionaba el riesgo de los excesos de consumir él aguamiel.

En el siglo XIX trajo un cambio de actitud y una campaña antialcohólica empezó a promover el uso moderado del alcohol, algo que a la larga se convirtió en una prohibición total.

En 1920 en Estados Unidos se aprobó una ley que prohibía la fabricación, venta, importación y exportación de bebidas de embriagantes, disparando el comercio ilegal de la venta de alcohol y en 1933 la prohibición del alcohol se canceló.

Lo cierto que el alcohol se encuentra presente a diario en la vida de todos nosotros y acompaña grandes o simples acontecimientos, desde nuestro nacimiento, hasta nuestra última morada.

El amor, el desamor, el triunfo o la derrota, la tristeza o la felicidad, empezar o culminar una empresa,  iniciar o terminar una relación, por el que nació o por el que murió,  la pobreza o la riqueza, eso es lo de menos el pretexto está presente para brindar.

A propósito el acto de brindar se originó en Roma en el siglo VI a.c. Pero se realizaba con una intención muy diferente a la actual, pues en la antigua Roma se envenenaban las copas para asesinar a alguien, por lo cual los anfitriones como acto de buena fe chocaban fuertemente  las copas y así se mezclaba el vino y se demostraba que no había ningún tipo de envenenamiento pues los dos que hacían en brindis bebían lo mismo.

El propósito de el brindis en la actualidad es como un acto de buena fe, de deseo de prosperidad y éxito, sin embargo el consumo excesivo del alcohol puede llevar a tener
Graves consecuencias y sin querer conlleva al envenenamiento.

¿Pero que tanto podemos tomar de alcohol?

Dependiendo de nuestro estado emocional, del momento, de la compañía  con quien tomemos y del lugar donde lo tomemos, será mucho o poquito, por ejemplo está demostrado que uno ingiere más alcohol cuando se escucha la música a mayor volumen, y esto lo saben muy bien en los bares y antros, pues a mayor volumen, la conversación se dificulta, y se propicia el mayor consumo de alcohol.

Sin embargo una pequeña cantidad de alcohol te estimula, una cantidad mayor actúa como sedante o te entorpece, e incluso puede poner en riesgo la vida.
con el fin de unificar los criterios para calcular el consumo de alcohol la Organización mundial de la salud (OMS), estipuló la medida a través de la unidad de bebida estándar (U.B.E) la unidad de bebida estándar equivale a 10 gramos de alcohol puro,  un hígado sano puede metabolizar una U.B.E cada hora y media aproximadamente.

Y la cantidad de alcohol que se ingiere no depende de la cantidad en mililitros, depende de la graduación de la bebida, y obviamente a mayor cantidad de bebida ingerida y mayor concentración de alcohol, mayor cantidad de alcohol ingerido y por metabolizar.

¿Que es la graduación de la bebida?

Es el porcentaje de alcohol que contiene esta, es decir su concentración por 100 mililitros. Por ejemplo una bebida con concentración de alcohol de 42 Grados, contiene 42 ml de alcohol por cada 100 mililitros.

El consumo de alcohol se ha incrementado de manera dramática durante los últimos años, y se ha disminuido  de forma importante la edad del inicio del consumo de las bebidas etílicas, solamente la población entre los 12 y 17 años de edad se incrementó de 9 a 14.5 por ciento. La edad promedio para iniciarse en la ingesta de alcohol es de 15 años, también se ha observado un incremento del consumo de bebidas embriagantes en el sexo femenino.

Algunos afirman que incluso hay mujeres que pueden tomar más alcohol que los hombres y que pueden aguantar más que el sexo masculino, lo cual es completamente falso.  Pues por cuestiones propias del sexo femenino el alcohol se elimina más lentamente, permaneciendo más tiempo en la sangre de las mujeres, es decir son acetiladoras Lentas.
la recomendación de la OMS es no superar los siguientes límites en el hombre 30 gramos y 20 gramos de alcohol en la mujer.

La siguiente fórmula nos ayuda a calcular los gramos de alcohol puro en una bebida:

Mililitros de bebida alcohólica x graduación de la bebida x 0.8 entre 100.

Por ejemplo si una persona consume 100 ml de bebida cuya graduación es de 13 grados X 0.8 entre 100 está consumiendo 10.4 gramos de alcohol.
¿Por qué consumimos alcohol ?

Los motivos son diversos pero podemos justificar que para encajar en cierto ambiente, para evadir responsabilidades, para relajarse, por aburrimiento, para parecer mayor pues en nuestro país se prohíbe la venta de bebidas embriagantes a menores de 18 años, para llamar la atención, para rebelarse, para experimentar nuevas sensaciones.

Independientemente del motivo la embriaguez cursa con varias etapas una vez que ha sido absorbido el cerebro empieza a sucumbir ante los efectos del alcohol, dependiendo de la cantidad de alcohol en la sangre, se presentan 4 etapas de intoxicación por alcohol.

En la primera etapa se presenta una fase de euforia y excitación. La segunda fase es la fase hipnótica de confusión, presenta irritación, dificultad para articular palabras, dificultad para calcular distancias, marcha tambaleante, en ocasiones náuseas y vomito.

La tercera fase es la anestésica o de estupor se presenta lenguaje incoherente, disminución marcada del nivel de conciencia, obnubilación, dificultad respiratoria, incontinencia de esfínteres es decir el paciente se orina sin sentir, disminución marcada del tono muscular.

La cuarta fase se le conoce como fase bulbar, o de muerte, pues ahí se encuentra nuestro centro respiratorio, se presenta paro cardiorrespiratorio respiratorio y muerte.
Es decir no es necesario poner veneno en el alcohol como en la antigua Roma, el alcohol se convierte en nuestro propio veneno.

Pero permítanme comentarles que de acuerdo con estudios de de organismos internacionales en materia de vialidad, México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en muertes por accidentes de tránsito, según la organización panamericana de de la salud.

Los fines de semana se vuelven cada día más largos, iniciando desde el  jueves, viernes y sábado se movilizan cada día más conductores bajo la influencia del alcohol.
los meses también influyen en la ingesta de bebidas etílicas , en el mes de diciembre se incrementa de manera dramática el consumo de alcohol, y se calcula que mueren aproximadamente 24 mil personas en accidentes automovilísticos al año, donde la presencia del alcohol es determinante.

La genética y el alcoholismo.

En los últimos años se han venido acumulando evidencias científicas que indican la contribución de factores genéticos en el alcoholismo, la heredabilidad de este trastorno se ha demostrado en estudios epidemiológicos en familias con dependencia al alcohol estos estudios han permitido calcular valores de heredabilidad a la vulnerabilidad del alcohol de un 40 a 60 por ciento.

El alcoholismo es la consecuencia de los cambios que se producen en los circuitos neuronales que regulan el sistema de recompensa cerebral, creando progresivamente una fuerte dependencia al alcohol, también se ha establecido que el tiempo de permanencia del alcohol en la sangre influye en la vulnerabilidad al alcoholismo.
Así pues el alcoholismo es un padecimiento que genera una necesidad imperiosa y ansiedad de ingerir alcohol, originando una dependencia física, el alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo, y va en aumento a medida que se desarrolla tolerancia, se considera como una enfermedad crónica, incurable, pero controlable.

El alcohol y el hígado.

El alcohol  que se consume generalmente por vía oral, aunque existen otras vías (aunque parezca raro como la vía vaginal ), pasa por el tubo digestivo hasta el estomago donde se absorbe aproximadamente 20 por ciento y el 80 por ciento se absorbe en el intestino, en pocos minutos llega a la sangre y de ahí al hígado, en donde se lleva a cabo el metabolismo del alcohol, y consiste en convertir una sustancia en este caso el alcohol para para que no cause daños al organismo y pueda ser correctamente procesada.

En el hígado existen varias enzimas que metabolizan al alcohol la más importante es la alcohol-desidrogenasa (ADH), esta enzima convierte al etanol en acetaldehido y posteriormente en acetato.
Y aquí podemos decir que el hígado del hombre es diferente al de la mujer y el hombre tiene más resistencia al alcohol que las mujeres. Ya sea por diferencias hormonales, o por grasa corporal.
Cuando se consume una gran cantidad de alcohol, el acetaldehido se produce a una velocidad mayor de la que el cuerpo es capaz de desactivarlo, acumulándose en el hígado produciendo daño hepático, produciendo hígado graso, inflamación del hígado o hepatitis alcohólica, y muerte celular, el hígado en el afán de reparar los daños crea cicatrices, lo que conocemos como cirrosis hepática, y no es remoto que evolucione a cancer de hígado.

Como ya mencionamos el alcoholismo es una enfermedad crónica, evolutiva, no curable por lo cual siempre la prevención será lo más importante, todas las medidas que se tomen para evitar el alcoholismo son válidas, el uso del alcoholímetro, grupos de apoyo de alcohólicos anónimos, la religión, el apoyo psicológico, fomentar la práctica de algún deporte,  tocar un instrumento musical, el vivir de manera adecuada y a tiempo nuestras distintas etapas de la vida, evitar que los menores de edad acudan a lugares donde la venta de bebidas alcohólicas se hace sin ninguna restricción por la edad, la información en los centros educativos a cualquier nivel y de forma continua de las consecuencias del alcoholismo,  campañas permanentes por parte de nuestras autoridades para evitar el alcoholismo, pero lo más importante la educación en el hogar.

Si ya padece la enfermedad, buscar apoyo inmediato para iniciar la rehabilitación, aún es tiempo.

Ahora si ……¡salud¡

Inline
Inline