OTRO GOLPE DE PEÑA NIETO A LOS TRABAJADORES

COLUMNA-ABEL-SANTIAGO

Por Abel Santiago / abelsantiago30336@yahoo.com.mx

Con el voto mayoritario del PRI, PAN, PVEM, Nueva Alianza y Encuentro Social en el pleno de la Cámara de Diputados, Enrique Peña Nieto da otro golpe a la clase trabajadora al impulsar la creación de una nueva Afore que sustituya al Pensionissste, mediante otra reforma a la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, lo que implica su privatización, aunque el priísmo lo niegue al afirmar que “de mantenerse la situación actual continuará sujeto a un deterioro progresivo por falta de autonomía y flexibilidad para difundir sus beneficios”. A través de su partido, Peña Nieto asegura que “gracias a la autonomía propuesta, la nueva empresa podrá recibir los beneficios de la reforma financiera y será tan sólida como las instituciones de banca de desarrollo, que también son instituciones del Estado”.

El partido Morena rechazó la entrega del ahorro de los trabajadores del Estado a manos privadas, porque lo expone a la incertidumbre y “rompe con una experiencia de administración del ahorro para el retiro, que representa un factor de competencia en el mercado de fondos de ahorro que no se debe perder”. Por su parte, el coordinador de la bancada perredista, Francisco Martínez Neri, expresó que esa reforma tiene como único fin privatizar el sistema de pensiones, y que “va en perjuicio de los intereses de los trabajadores del Estado y sus familias”. Sin embargo, se tiene previsto que una vez aprobada por la Cámara de Diputados la iniciativa enviada por el Ejecutivo Federal en septiembre pasado, junto con el paquete económico para 2016, se remitirá al Senado de la República para su ratificación, con lo que se consumará el nuevo golpe presidencial a la clase trabajadora.

Como lo informó la bancada priísta de San Lázaro, se contó con el apoyo incondicional del presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, Joel Ayala Almeida, quien por maniobras legaloides y traiciones a la burocracia se ha perpetuado en el cargo, y como todos los caciques sindicales oficialistas ha saltado de una cámara a otra sirviendo al Ejecutivo en turno, por lo que no es rara su complicidad en este caso. Para justificarse dijo que se “beneficiará altamente a los que integramos el Pensionissste”, y negó que la transformación de éste en paraestatal pueda perjudicar los ahorros de los trabajadores y, por ende, sus jubilaciones y pensiones. En cambio la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, aunque también oficialista, se pronunció en contra. En su reciente reunión, efectuada en Zapopan, Jalisco, con base en una deliberación plural, acordó en relación al Pensionissste: “Nos pronunciamos por su preservación como entidad pública, porque ofrezca las comisiones más bajas del mercado a Afores y los mejores rendimientos, garantizando certidumbre para un retiro digno y asegurado, además la canalización de las inversiones hacia proyectos productivos seguros y rentables, que generen empleos e incentiven el crecimiento económico”.

Por otra parte, el asesor jurídico de la Unión Nacional de Trabajadores consideró que este cambio “es negativo en la medida en que afectará de manera radical la posibilidad de que los trabajadores puedan tener una seguridad social plena, ya que su ahorro se verá menguado, no en sus aportaciones, pero sí en los beneficios derivados de cualquier inversión, la mayor parte de estos irán al sector bancario”. También organizaciones independientes han apoyado las protestas de trabajadores y pensionados, que defienden su patrimonio presente y futuro ante el peligro que representa la privatización de las instituciones de seguridad social, como ha ocurrido con la serie de reformas promovidas por Peña Nieto y aprobadas por el Congreso de la Unión, que no dudó en hacerse cómplice de la privatización de los energéticos, lo que ha permitido que en la actualidad se inicie su explotación en el extranjero en perjuicio de la nación.

Antes de que el Senado dé el tiro de gracia a esta privatización, una asociación de jubilados y pensionados promueve la realización de una consulta popular y se evalúe el manejo de los fondos de pensiones por el Pensionissste y las Afores, que informan han perdido más de 400 mil millones de pesos en los últimos siete años. Asimismo, revise el modelo de cuentas individuales que tienen un alto costo para el erario público y los trabajadores, que además proyectan pensiones menores a la tercera parte de sus salarios. Dicen que el modelo ha fracasado, y que mientras en otros países se regresa al régimen solidario, en México el gobierno pretende subsanar el déficit fiscal con la privatización de más de 100 mil millones de pesos de los empleados públicos.

Sindicatos universitarios también protestaron contra la reforma para desaparecer el Fondo Nacional de Pensiones  de los Trabajadores al Servicio del Estado y la integración de una paraestatal, porque se pondrían en riesgo los ahorros de los trabajadores. El dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, sostuvo que los diputados no tomaron en cuenta la opinión de los trabajadores, y también exigió una consulta popular. Insistió en que las cifras oficiales muestran que Pensionissste ha perdido 40 por ciento de los fondos que administraba, y que cada año tiene una fuga de 10 por ciento adicional, lo que representa una extinción lenta, que urge detener para no perder la única entidad que garantiza una pensión segura. Como hemos visto, el camino fácil del régimen peñista ha sido el de la privatización, haciendo creer al pueblo que la administración de nuestros bienes por manos extranjeras, es una forma de mantener la seguridad y nacionalidad patrimonial. Ante la amenaza de esta nueva privatización, otra vez en perjuicio de los trabajadores, sólo una movilización generalizada podrá detenerla.

Inline
Inline