Mujeres encapuchadas, presuntamente de la Marina, amenazan a reportero de Noroeste en Mazatlán

Ciudad de México, 25 de febrero (SinEmbargo/Noroeste).– Dos mujeres encapuchadas amenazaron con despojar del equipo fotográfico a un periodista del diario sinaloense Noroeste cuando tomaba imágenes del nuevo operativo que montó la Secretaría Marina en el edificio Miramar, donde fue recapturado Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”.

Alrededor de las 09:00 horas elementos de la Infantería de Marina-Armada de México regresaron al sitio referido y establecieron un cordón de seguridad.

Cuando del fotorreportero tomaba dichas imágenes, dos mujeres con pasamontañas se le acercaron y le obligaron a borrar las imágenes, luego lo amenazaron con que si volvía a tomar fotografías de ellas, le quitarían el equipo.

Luego de “acordonar” la zona, ordenaron además borrar las fotografías que la gente había tomado con sus teléfonos celulares.

Esas mujeres, que no se identificaron, exigieron al fotógrafo de Noroeste una identificación oficial, de la que tomaron sus datos, además de solicitar los nombres de personal de la empresa. Tras su actuación, de inmediato salieron custodiadas por personal de la Infantería de Marina, con quienes se retiraron del lugar.

AMENAZAS TELEFÓNICAS

Apenas el 23 de febrero, periodistas del mismo diario recibieron dos llamadas de amenaza luego de que se buscó la versión oficial de las autoridades municipales de Mazatlán en torno a las acusaciones ventiladas en medios nacionales, de que en el círculo de seguridad de Joaquín “El Chapo” Guzmán estarían policías municipales.

La información con el señalamiento contra elementos de la Policía Municipal de Mazatlán la publicó el diario Reforma y la retomó el portal de la revista Proceso.

Luego de buscar telefónicamente a autoridades municipales, y sin haber subido aún información directa de la acusación al portal de Noroeste, se recibieron las llamadas de amenaza en la redacción de este diario.

“Mira, pen…, dile a… pin… que no queremos que saque nada de la Policía Municipal porque se… va cargar la ver… y a ti también, cómo chin… con la policía”… fue el mensaje de la primera llamada.

Tan sólo unos minutos después entró una segunda.

“Te estoy pidiendo que ya no subas notas. Déjate de eso…”, dijo una voz de hombre. “Pu… ma…”.

En los últimos años, Noroeste ha sido objeto de numerosas amenazas, robos, ataques e incluso en 2010 el edificio del periódico en Mazatlán fue rafagueado con armas de alto poder. De todos los ataques se han interpuesto denuncias ante las autoridades competentes. Todos continúan impunes y las autoridades no han ofrecido ninguna garantía.

Hoy, representantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos recibieron la información sobre las llamadas que se recibieron en esa casa editora

Inline
Inline