MATERNIDAD, NO DEBE SER MOTIVO DE DISCRIMINACIÓN LABORAL: CODHEM

  • La Defensoría de Habitantes promueve y defiende los derechos de la mujer.

fotobol88Toluca, México, Mayo de 2013.- La maternidad no debe ser motivo ni pretexto para la discriminación laboral, por tanto, una mujer no puede ser despedida ni se le puede impedir acceder a un empleo por esta razón, incluso, tienen el derecho a disfrutar de seis semanas de descanso anteriores y seis posteriores al parto, para atender a sus bebés, sin perjuicio de su salario, informó la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.

La Defensoría de Habitantes indicó que las mujeres también pueden disponer de dos descansos de media hora cada uno durante la jornada de trabajo y alimentar a sus hijos lactantes.

La CODHEM destacó que dentro de los derechos de la mujer, que permanentemente son promovidos y protegidos por el Organismo, está el decidir de forma libre ser madre o no, ya que es un derecho humano que tiene la mujer y que no le puede ni debe ser negado, además es la única que puede determinar lo referente a su desarrollo personal, laboral, académico, sobre su sexualidad, el número y espaciamiento de hijos que desea tener.

En el ámbito laboral,  no deben existir limitantes ni para ingresar, ocupar un cargo o ascender y, por ningún motivo debe recibir un salario menor en comparación con los hombres, ya que al tener los mismos derechos, ellas deben recibir la misma paga por igual trabajo.

Asimismo, para lograr que cada vez más mujeres conozcan y sobre todo, ejerzan sus derechos, la Defensoría Estatal de Habitantes, realiza de forma permanente, la distribución de dípticos, en especial en escuelas de los diversos niveles educativos, en los que se precisa qué puede hacer o a dónde recurrir cuando considere que no se le respetan.

La CODHEM también imparte pláticas a grupos de mujeres, en las que se les recuerda, que entre sus derechos está el de elegir a su pareja, decidir usar o no métodos anticonceptivos, establecer relaciones sexuales responsables y voluntarias, así como no sufrir violencia, ni abuso o acoso sexual, y en caso de que así suceda, puede recurrir a las instancias correspondientes.

La mujer debe compartir con su pareja las responsabilidades familiares como es la educación, recreación y salud de sus hijas e hijos, así como labores domésticas, gastos y cuidados para los integrantes de su familia; y en el caso de que sea objeto de violencia en su hogar, debe contar con la atención profesional adecuada y suficiente para prevenirla y combatirla.

 También será ella la que decida qué quiere estudiar y nadie le puede coartar su derecho a recibir educación que no sea discriminatoria y que promueva los valores de solidaridad, equidad y respeto; sin olvidar que es en el nivel básico donde se le puede dar orientación en materia de sexualidad y salud reproductiva con perspectiva de género.

Finalmente, destacó que ninguna mujer puede ser discriminada en ningún ámbito y si así fuera, el personal de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, está listo para brindar asesoría jurídica, profesional y gratuita las 24 horas del día y los 365 días del año sin distinción de edad, origen, color o lengua, ante cualquier inquietud de alguna integrante de este sector de la población, que considere que alguno de sus derechos ha sido vulnerado.

Inline
Inline