LEONA VICARIO, PRIMERA PERIODISTA DE MÉXICO

RAUL-MALDONADO-MENDOZA

  • La mayoría de sus trabajos los firmó bajo seudónimo; fue la primera corresponsal de guerra publicando en “El Federalista Mexicano”, “El Ilustrador Nacional” y “Semanario Patriótico Americano”.

DEDICATORIA: DONNA JACQUELINE, PRESIDENTA DE CONAPE DE REPÚBLICA DOMINICANA.

 

Leona_Vicario_Joven¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna periodística para decirte, que María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador fue el nombre completo de quien está considerada la primera mujer periodista de México, y a quien conocimos en los libros de primaria como Leona Vicario, la heroína de la independencia nacional.

Además del Ilustrador Americano y del Ilustrador Nacional, también publicó en el “Semanario Patriótico Americano” y el “Federalista Mexicano”.

En este último, cansada de las descalificaciones y ninguneos del historiador Lucas Alamán, quien le negaba todo mérito en la lucha independentista, le respondió: “…Mi objeto en querer desmentir la impostura de que mi patriotismo tuvo por origen el amor, no es otro que el muy justo deseo de que mi memoria no pase a mis nietos con la fea nota de haber yo sido una atronada que abandoné mi casa por seguir a un amante. Todo México supo que mi fuga fue de una prisión y que ésta no la originó el amor, sino el haberme apresado a un correo que mandaba yo a los antiguos patriotas. Confiese Vd sr Alamán que no sólo el amor es el móvil de las acciones de las mujeres: que ellas son capaces de todos los entusiasmos y que los deseos de la gloria y de la libertad de la patria, no les son unos sentimientos extraños; antes bien suele obrar en ellas con más vigor…”

Ella no sólo gastó su capital financiero en la insurgencia, sino que en muchas ocasiones estuvo a punto de perder la vida, fue corresponsal de guerra y su primogénita nació en una cueva en plena campaña armada.

Sufrimientos, peregrinajes y encarcelamiento tuvo que padecer esta heroína, que no permitió la minusvalía que le daba el historiador.

El cronista de Tejupilco, Sinaí Gómez Contreras, relata: “Esto la hace la primera periodista de guerra. En plena persecución escapó por la sierra de Oaxaca y se refugia en la sierra y sobrevive de la caridad de los habitantes en una cueva de Nanchititla. Luego se fue a Tlatlaya, donde tiene a su hija, pero fue encontrada y apresada junto con su esposo Andrés Quintana Roo, quien se rinde y va en busca del indulto para su esposa, luego de varios días presa en el edificio que antecedió al actual palacio municipal, en Tejupilco, en el año 1818”.

La primera mujer periodista de México muere a los 53 años de edad, sus restos fueron llevados a la Rotonda de los Hombres Ilustres (hoy, de las personas ilustres), 25 años después son trasladados al Ángel de la Independencia, y su nombre está inscrito con letras de oro en la Cámara de Diputados.

 

LA FRASE A REFLEXIONAR: “EL HOMBRE ES UN TEMPLO, LA MUJER ES UN SANTUARIO; ANTE UN TEMPLO NOS DESCUBRIMOS, ANTE EL SANTUARIO NOS ARRODILLAMOS”.

DIRECTOR DEL PROGRAMA  RADIOFÓNICO ¡PIDO LA PALABRA!     maldonado3001@hotmail.com

Inline
Inline