La música, la inteligencia, las emociones y el cerebro

Por el Doctor Luis Miguel Vázquez Jaramillo / Médico internista.

La música es el arte de combinar los sonidos y los silencios a lo largo de un tiempo produciendo una secuencia sonora que trasmite sensaciones agradables al oído, mediante las cuales se pretende expresar o comunicar un estado del espíritu.

El origen etimológico proviene de la palabra musa que en el idioma griego antiguo aludía  a un grupo de personajes míticos femeninos que inspiraban a los artistas.

En la antigua mitología griega había siete diosas que presidían las artes y las ciencias : la de la música se le llamaba Euterpe.

El sonido musical es el elemento principal del que se sirve la música, los silencios la integran pero en realidad son la ausencia de sonidos, el sonido musical son vibraciones del aire ordenadas por la repetición en iguales periodos de tiempo llamados ciclos, algunos de los cuales son percibidos por el oído humano.

El oído externo es el encargado de captar y dirigir las ondas sonoras  a través del orificio auditivo, hasta el tímpano, en el oído medio las vibraciones del tímpano se amplifican y trasmiten hasta el oído interno a través de unos huesecillos denominados, martillo, yunque y estribo, en el oído interno reside la Coclea o caracol donde las vibraciones se convierten en impulsos nerviosos que el cerebro transforma en sensaciones auditivas.

El ser humano escucha antes que ver y desde la semana 18 de gestación es capaz de captar sonidos.

Durante la década de los 90’s en Estados Unidos surgieron varias  investigaciones y libros divulgados en base al famoso efecto Mozart y se llego a pensar que la música de Mozart específicamente hacía más inteligentes a los bebes, en 1991 el otorrinolaringólogo Alfred A Tomatis publicó el libro porquoi Mozart basado en su método Tomatis en el cual utilizaba música durante las sesiones de terapia con sus pacientes afirmando que la música de Mozart ayudaba en el proceso y que podía curar casos de depresión, su método pretendía estimular el oído y el sistema nervioso para integrar aspectos sobre el desarrollo y comportamiento humano.

En 1993 la psicóloga Frances   Rauscher y colaboradores describió un articulo publicado en la revista Nature y demostró que la exposición de 36 estudiantes durante 10 minutos a la sonata para dos pianos en re mayor KV488/375a (en el catálogo de Köchel) tenía efectos positivos en las pruebas de razonamiento espacio temporal y este efecto duraba 10 minutos aproximadamente. 

En 1998 el gobernador de Georgia regalo un Casset o CD de música clásica a cada mujer primigesta que diera a luz en dicho estado, lo mismo ocurrió en otros estados como Texas, Tennessee y Dakota del Sur pensando que los niños serían más inteligentes.

La investigadora Frances Rauscher deja claro en todas sus conferencias que no hay evidencia científica de que al escuchar algún tipo de música incremente la inteligencia.
el milagro de Mozart es “colocar al ser humano al unísono con la armonía universal”.

Sin embargo la educación musical es mucho más que un pasatiempo , las clases de música te pueden ayudar a mejorar el stress, desarrollar confianza en sí mismo e incluso te hace más inteligente, especialmente cuando se practica a una edad temprana, estos son algunos de los beneficios de la educación musical : mejora las habilidades matemáticas, la lectura, la memoria, el coeficiente intelectual.

De tal suerte que el cerebro del músico es diferente a el cerebro del no músico y se ha tenido interés especial en su estudio, tal como sucedió con el músico Joseph Haydn murió el 18 de marzo de 1809, pero el caso que por esos tiempos estaba muy de boga la supuesta ciencia de la frenología y los investigadores se mostraban muy dados a estudiar cabezas de personas que se destacarán ya sea por su genialidad o costumbres aberrantes.
esta suerte ocurrió con la cabeza de Haydn, por orden de Carl Rosembaun , secretario del príncipe húngaro Esterhazy, soborno al sepulturero que procedió a desenterrar al músico, le corto la cabeza, volvió a enterrar al músico y entregó el cráneo los frenólogos pensaban que las formas del cráneo daban indicios de la personalidad del individuo. Por cierto no concluyeron nada una vez estudiando su cráneo.

¿El cerebro del músico es distinto.?

Ahora por medio de investigaciones recientes sobre neurofisiologia, las modernas técnicas de magneto encefalograma, la tomografía por emisión de positrones o la imagen de resonancia magnética, con la que se pueden visualizar las partes del cerebro implicadas en las distintas tareas que realiza este órgano se ha podido llegar a las siguientes conclusiones:

En el cerebro de los músicos la zona cuya función es registrar y diferenciar los estímulos acústicos es un 25 por ciento más grande que en el de las personas que jamás hayan tocado un instrumento .

Francés Rauscher sugiere que la música estimula conexiones neuronales específicas situadas en el centro de razonamiento abstracto del cerebro lo que hace a los individuos más inteligentes.
la música está presente desde el origen de la misma humanidad y acompaña al hombre durante toda su vida, y está ligada a sucesos o hechos que marcan la vida del ser humano, sin importar raza, condición social ligada siempre a vivencias o estados emocionales.

Una de las cosas más excepcionales que tenemos que agradecer a nuestro creador es la capacidad de sentir placer y la música puede ser una de las mayores fuentes del placer.

Entre las artes la música es la más inmediata la que nos llega con más instantaneidad y es capaz de producir un placer elevado que involucra el plano mental, el emocional y con mucha frecuencia el corporal.

Las ondas sonoras que emanan de una buena música producen una reacción en el cerebro que puede ser de bienestar, emoción y en un cerebro cultivado puede llevar a la más elevada sensación de placer : el éxtasis.

Las endorfinas son proteínas que el cerebro produce de manera natural, su liberación está relacionada con diversas sensaciones tanto placenteras, el hecho de que la música nos reporte placer va ligado a esta reacción bioquímica.

La música y el orgasmo tienen al menos algo en común la producción de endorfinas y la motivación del placer.

Una vez que conocemos los efectos benéficos de tocar cualquier instrumento musical estamos plenamente convencidos que dentro de la reforma educativa, se debería contemplar seriamente introducir la enseñanza de la música como una materia obligatoria durante los primeros años de la vida de los niños y seguramente tendríamos mejores alumnos, mejores hombres, más inteligentes , ciudadanos  más felices, más solidarios y sobre todo mejores seres humanos.

Esta es mi opinión sin embargo:

¿Usted qué opina?.

Inline
Inline