¿La muerte de Luis Donaldo Colosio fue el inicio de la incredulidad mexicana?

Christian Gonzalez Murillo-EL PREGUNTON

Por: Christian González Murillo

El pasado 24 de marzo se cumplieron 20 años del magnicidio más recordado por los mexicanos, es decir, la muerte de Luis Donaldo Colosio, que para muchos se podría haber convertido en el “salvador” de la política mexicana, en aquella persona que el país esperaba con ansias para salir del estancamiento, Colosio era una persona a la que se le reconocía por tener, ética, moral y compromiso con los mexicanos, pero como ya sabemos, ésta historia nunca se completó, ya que hace dos décadas fue asesinado en Tijuana “supuestamente” por Mario Aburto Martínez y digo “supuestamente” porque fue a la persona que se le culpó por el homicidio como autor intelectual y ejecutor del crimen, aún cuando sabemos que un crimen de estas magnitudes no se realizaría sólo por una persona, pero que podíamos esperar en ese momento si nos gobernaba el llamado “innombrable”, Carlos Salinas de Gortari, el Presidente que a mi punto de vista ha sido el más inteligente para realizar sus artimañas, el único capaz de crear un “apagón” para llegar al poder, el único que a nivel internacional fue reconocido como un excelente Presidente, el único que pudo quitarle ceros al peso, el único que logró el famoso TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), el único capaz de crear y engañar al país con el “Chupacabras”, el único que no se le pudo culpar de nada durante su gobierno y que al contrario se pensaba que desempeñaba un excelente trabajo, el único que tenía el poder suficiente para mandar a matar a Luis Donaldo Colosio sin ser culpado y poner al candidato que deseará con el simple hecho de levantar su mano. Así fue como una incredulidad que Carlos Salinas sembró en los mexicanos, se desarrolló gracias a Luis Donaldo Colosio.

            Pero, ¿Cómo es qué Colosio intervino en el desarrollo de la incredulidad mexicana? Es algo extraño la forma en que intervino, ya que todo sucedió después de su muerte, cuando presentaron al ya mencionado Mario Aburto Martínez, curiosamente una persona de características físicas diferentes al que aparece en el vídeo donde le disparan a Colosio, momento en donde la población se preguntó si en realidad él era el asesino, esto aunado a otros detalles como son; que ese día en Lomas Taurinas, Tijuana, curiosamente al finalizar su discurso, varias personas de características físicas parecidas se acercaron a él, incluyendo al asesino, años después, exactamente hasta el año 2000 el gobierno decidió cerrar éste caso ya que se estableció que no había evidencias sólidas para señalar a nadie más que Aburto como único culpable, condenado a 45 años de cárcel, los cuales se podrían ver reducidos a 20 según lo mencionado en artículos de La Jornada y Animal Político, esto debido a los beneficios que otorga nuestra legislación por buena conducta, trabajo, estudios, entre otras cosas, por lo cual este 2014 podría ser liberado el autor del magnicidio más impactante de los últimos años en México.

            Curiosamente después de todo el escándalo que se realizó en el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce León (1994 – 2000, años durante los que se desarrolló el juicio de Aburto),  candidato que fue elegido en el lugar que ocupaba Colosio y sucesor de Carlos Salinas, el PRI y en realidad todo México quedó devastado, fue cuando los mexicanos dejaron de creer en los políticos y en lo que sucedía con ellos, pero la inteligencia del “innombrable” hizo que el PRI se alejará por 12 años, tiempo suficiente para que los mexicanos, aunado a su incredulidad anteriormente creada por las acciones del gobierno priísta, odiarán al partido sucesor, el PAN, fueron 12 años en los que se vio reflejada la falta de experiencia para gobernar.

No es casualidad que durante esos 12 años el PRI desapareciera a nivel nacional, se preparaba al conocido “copetes” o “bebé dinosaurio”, Enrique Peña Nieto, es decir, el Zedillo del nuevo siglo, el nuevo “tapón” y “títere” de Carlos Salinas, pero ahora con una estructura bien conformada; con la inteligencia del “innombrable”, un buen “títere” con cara bonita, una estrecha relación con la empresa más grande en el ámbito de la comunicación en México, Televisa y las relaciones Nacionales e Internacionales que logró Carlos Salinas durante su gobierno, convirtiendo en el nuevo inicio del Partido Revolucionario Institucional, pero el único detalle que no tomaron en cuenta, fue que ahora somos incrédulos y no nos creemos todo lo que dicen, como pasaba décadas atrás, ahora existe gente que son como el nombre de esta columna, que buscan preguntar qué sucede, por qué sucede, qué buscan, en qué nos afecta y muchas otras cosas, pero de nada servirá si toda esta incredulidad que es buena para el país y una de las mejores formar de exigir a nuestros gobernantes, sólo se hagan por internet, principalmente en redes sociales, incluso en ocasiones con perfiles falsos, de esta manera no se logrará nada, la única forma es mediante las acciones en conjunto, me pregunto yo, de qué nos sirve saber que es el segundo año consecutivo que el aniversario de PEMEX se ve manchando por un escándalo, en 2013 con la explosión, de la cual nunca se dio explicación y en este 2014 con lo de Oceanografía, de que sirve saber que en este año la Influneza H1N1 causó la muerte de más de 600 personas en lo que va del año y curiosamente no existió ninguna alerta, me pregunto, de qué sirve toda está incredulidad que ahora tenemos y desarrollamos gracias a las acciones de nuestro gobierno si no la llevamos a la práctica…      

            Recuerden que yo soy un simple PREGUNTÓN con muchas dudas, y en la búsqueda de la respuesta se me ocurren algunas cosas que simplemente digo, pero tú eres el que tiene la última opinión, por ello es que te invito a respetar tu Libertad de Expresión. Hasta la próxima…                    

 

Correo Electrónico: christian.gonzalez.murillo@gmail.com

Facebook: Christian González Murillo

Twitter: @chrigomu

Inline
Inline