La muerte de 127 periodistas es signo de que no vivimos en una democracia, porque la esfera pública en México sigue siendo exclusiva, turbia y criminal.

Fuente informativa: NAR y C&MC
 
*(Froylán Enciso).
 
¡No queremos un monumento, no queremos un memorial, lo que queremos es justicia y lo que queremos es que esto quede consignado para las futuras generaciones de periodistas!
 
POTADA DEL LIBRO HOMENAJE A PERIODISTAS ASESINADOS“Tú y yo coincidimos en la noche terrible”, coordinado por Lolita Bosch y Alejandro Vélez y publicado por Nuestra Aparente Rendición en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara constituye una memoria sobre los 127 periodistas asesinados durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón será presentado y entregado al Gobernador del Estado de Oaxaca, licenciado Gabino Cué Monteagudo este jueves 25 de Abril de 2013 por el periodista mexicano Cornelio Merlín Cruz integrante del equipo de autores de este libro.
 
La entrega de este libro al Ejecutivo del Estado es como un símbolo y permanente recordatorio de reclamo de justicia para los periodistas amenazados, amedrentados, perseguidos y asesinados en el estado de Oaxaca, considerado como el número dos en agresiones a periodistas en la República Mexicana.
 
Este libro, que el Presidente Honorario y Director General de la franquicia en México de la red latina de periodistas denominada Prensamérica Internacional Corporation, con sede en Miami Florida obsequiará al mandatario oaxaqueño, es el resultado del esfuerzo del trabajo de una maquinaria de periodistas, comunicólogos e investigadores que piensan y operan en equipo, evidentemente comandados por Lolita Bosch y Alejandro Veles.
 
Pero indudablemente más allá de esta inteligencia colectiva, hay tres elementos sustantivos que atraviesan, o los estilos diferentes en las páginas del libro, que en su presentación en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara realizara Rossana Reguillo.
 
“Es una primera el compromiso, no me atrevo a decir militante por lo que ha sido manoseada esta palabra que suele tener connotaciones negativas, pero hay una militancia de los autores con respecto a los periodistas que estamos narrando en el sentido de apropiarnos de la historia que estamos tratando de contar.
 
Una segunda cuestión es que me parece que es un trabajo voluntario, esto tiene que quedar absolutamente claro, me parece sustantivo en la medida en que yo quisiera pensar que a partir de este ejemplo puedan salir los grupos que restituyan y repongan memoria por ejemplo a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, o que cuenten las historias de estas mujeres.
 
Es decir, que esto sea un virus que reponga realmente la memoria que en este país ha sido fracturada, fragmentada y expropiada por los poderes propietarios.
 
Una tercera cuestión que me parece fundamental es que este libro, no toma una posición maniquea frente al desastre, es decir, nosotros no somos el Ministerio Publico y no podemos seguir cayendo en la falacia de los muertos buenos y los muertos malos.
 
En este país tenemos muertos, y el tema es como reponemos esta memoria, porque no están, y no nombrarlos es faltar a la historia y es faltar a nuestro compromiso como periodistas, como ciudadanos.
 
Indudablemente hay que rendir un tributo también a esas familias que han sido fracturadas.
 
Es muy importante sacar el lugar de la víctima de su pasividad, porque es muy fácil condolerse en ese sentido, lo que hay que hacer es justamente convertir a estas víctimas en ciudadanos.
 
No queremos un monumento, no queremos un memorial, lo que queremos es justicia y lo que queremos es que esto quede consignado para las futuras generaciones de periodistas.
 
No debemos permitir heredarles a las nuevas generaciones de mexicanos un MEXICO SIN MEMORIA.
 
Es posible leer este libro de muchas manera, pero también podemos decir Tu y Yo coincidimos en la noche terrible como indicador de la tarea que nos corresponde hacer como periodistas en México”. (Rossana Reguillo).

Inline
Inline