La evolución del periodismo en Guatemala

LA NACION     
 

Labor que muchas veces ha sufrido censura y agresiones.

Vivian Vásquez.-  Su inicio fue en 1660, con la llegada de la primera imprenta a Guatemala, traída de México por fray Payo Enríquez de Rivera. El primer impresor fue José de Pineda Ibarra. Algunos investigadores señalan que el nacimiento de los medios de comunicación social fue entre 1440 y 1450; sin embargo, en Guatemala apareció el primer medio escrito en 1729, el cual llevaba por nombre La Gazeta de Goathemala.
Según antecedentes, en Guatemala, anteriormente se informaban los hechos relevantes en pergaminos u hojas, a los cual les llamaban medios efímeros, y eran colocados por poco tiempo en las paredes de la actual 18 calle de la zona 1 capitalina.
Miguel Álvarez, historiador guatemalteco, indicó que anteriormente, para enterarse de los hechos ocurridos en el país, tenían que trasladarse a la actual zona 1, por donde ahora está ubicada la Tipografía Nacional, ya que ahí colocaban los carteles con las noticias.
Sin embargo, con el tiempo la tecnología hizo todo más fácil, ya que luego imprimieron el primer periódico y era repartido en algunas zonas de la ciudad capital.   “Hoy en día todo es más fácil, ya que las noticias pueden consultarse por televisión, radio o por medios escritos y la otra ventaja son las redes sociales, lo más rápido hoy en día”, compartió el historiador.
Leonel Guerra, vicepresidente de la comisión de Libertad de Expresión, informó que el 30 de noviembre de 1729 se publicó el primer periódico impreso en Centroamérica, siendo Guatemala la primera en  difundirlo;  por ello esa fecha es utilizada para festejar el Día del Periodista. Sin embargo, es hasta 1972 cuando se reconoció dicha fecha oficialmente por el Congreso de la República, mediante el Decreto 47-72.
El doctor Leonel Guerra, quien actualmente es el vicepresidente de la comisión de Libertad de Expresión, inició su trabajo como periodista en los años 80, comentó que anteriormente las transcripciones para los periódicos se hacían en máquinas de escribir, por lo cual las notas debían ir bien escritas, con los mínimos errores y con una ortografía casi perfecta.
”Recuerdo con mucha claridad que en aquel entonces trabajaba en El Imparcial y yo tenía que escribir mis reportajes y llevarlos a la oficina de mi editor, para que él corrigiera, pero él lo hacía de forma educativa, no para censurar mi información, sin embargo todo ha cambiado”, compartió Guerra.
Dijo que para los periodistas del siglo XX hay cosas positivas tanto como negativas, ya que ahora la tecnología es de mucha ayuda, hay transporte para dar cobertura a todas las actividades, pero ahora hay mucha censura y se prohíbe hablar de algunos temas políticos, especialmente del actual gobierno.
 

 La vida de un comunicador

Gustavo Villagrán, reportero del Diario de Centro América, quien lleva más de 43 años de trabajar como periodista, expresó que hace mucho tiempo las coberturas eran difíciles, ya que para las conferencias tenían que llegar en el transporte público, porque los medios de comunicación en aquel entonces no tenían la disponibilidad para poseer vehículos y trasladar a los reporteros.
Cuenta que antes no existían los teléfonos y las grabadoras, lo cual complicaba el trabajo, sin embargo nunca fue difícil. ”El periodista hoy en día tiene más disponibilidades, ya que no debe saber tanto de ortografía porque la máquina corrige, está toda la información en internet, tienen vehículos para el traslado, un teléfono que facilita la vida de cualquiera y las redes sociales que informan del acontecer diario; sin embargo ser periodista nunca será nada fácil”.
Por su parte, América Cruz Gálvez, presidenta del Circulo Nacional de Prensa de Guatemala, considera el trabajo de un periodista como admirable, ya que muchas veces por la información que se maneja hay peligro de muerte.
Cruz indicó que, desde hace unos 20 años,  la prensa tiene mordaza; a pesar de ello, hombres y mujeres han luchado para que el periodismo no sea censurado, pero al ver la situación actual cree que ha empeorado, por lo cual considera que debe cambiar porque la Prensa es la voz del pueblo.
“Me he dado cuenta que a algunos periodistas hasta les prohíben el ingreso a las instituciones, lo cual no se debe permitir porque los comunicadores pueden ingresar a todas las dependencias, ya que lo estipula la ley”.
Leonel Guerra, vicepresidente de la comisión de Libertad de Expresión, compartió una de sus anécdotas como reportero. “Lo que más recuerdo es durante una cobertura de prensa en la montaña, me encontré  con una familia que era retenida por el ejército y era lastimada, cuando intenté subirlos a mi carro para escapar, pero me empezaron a disparar y casi pierdo la vida”.
Erick Álvarez, titular de los Cronistas Deportivos de Guatemala, expresó que el camino del periodismo no es nada fácil, pero deben alzar la voz por Guatemala y no callar, porque el periodista es la voz del pueblo.
Asimismo, Rubén Darío Flores, del Circulo Nacional de Prensa de Guatemala, declaró sé lo complicado que es ser periodista, pero sé que si estamos en el camino es por que amamos hacerlo”.
 

Agresiones a periodistas

Las estadísticas del Ministerio Público (MP) han revelado que, hasta octubre de este año,  se han presentado 66 denuncias por agresiones contra periodistas, mientras que en 2013 se registraron 60.
Las querellas revelan que 60 miembros del Estado han sido señalados por comunicadores de cometer violaciones de abuso de autoridad, coacción, amenazas y detenciones ilegales, por lo que significa que las autoridades son marcadas de mayor agresión.
Según el estudio del estado de la libertad de expresión  del Centro de Reportes Informativos de Guatemala  (Cerigua), durante el período de gobierno del presidente Otto Pérez Molina se han suscitado casos que han llamado la atención a nivel internacional. Entre ellos se menciona el caso del el Periódico, por parte de funcionarios del Estado, referidos a censuras y agresiones; asimismo se han realizado 2 cierres de radios comunitarias, además de las agresiones, amenazas e intimidaciones provenientes de las autoridades.
Durante los 3 años de administración del Partido Patriota (PP), se han cometido 143 violaciones contra miembros de medios, y aunque son 3 casos menos que durante el período del gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), en la actual gestión se podrían superar, tomando en cuenta que la situación de la Prensa ha empeorado en los últimos años y que 2015 será un año electoral.
Inline
Inline