HOMENAJE AL ARTISTA PLÁSTICO GARCÍA BUSTOS

COLUMNA-ABEL-SANTIAGO

Por Abel Santiago / abelsantiago30336@yahoo.com.mx

El pasado ocho de agosto el pintor, grabador, escultor y autor de los murales del Palacio de Gobierno de Oaxaca, Arturo García Bustos, cumplió 90 años de fecunda vida, y con ese motivo se programó la publicación de la segunda edición del libro En tinta negra y en tinta roja, Arturo García Bustos, vida y obra, de la que soy autor, pero por un retraso involuntario su presentación se llevó a cabo el sábado ocho de este mes de octubre, junto con un homenaje al artista, en el auditorio del Museo Mural Diego Rivera, ubicado en Balderas y Colón de la ciudad de México. Fue precisamente en octubre, pero del año 2000, cuando se publicó la primera edición, a cargo de la Fundación Todos por el Istmo, A. C., cuyo presidente es el licenciado Carlos Altamirano Toledo, quien patrocina esta segunda edición, y escribe en la presentación: “Con base de datos biográficos, Abel Santiago nos lleva a revivir semblanzas recogidas por Arturo García Bustos, en las diversas etapas de una vida plena de inquietudes, metas ansiadas y satisfacciones logradas, que a partir de aquel mundo pletórico de intelectuales, artistas y políticos de reconocido prestigio, caracterizaron las épocas anteriores y posteriores  de la mitad del siglo XX. Es así que los caminos recorridos por el genial pintor y muralista mexicano y su extraordinaria obra pictórica, quedan de manifiesto en este libro, para ejemplo de las nuevas generaciones que persiguen ideales dentro del mundo mágico de las bellas artes”.

En el acto de homenaje al maestro García Bustos, al concluir las intervenciones de los participantes, el artista expresó: “Me llena de alegría el reconocimiento a mi trabajo, tanto en el grabado como en la pintura mural, realizado durante esta larga vida; espero tener las fuerzas para seguir plasmando mi pensamiento y emoción en las obras que tengo pendientes”. Dijo sentirse orgulloso de haber nacido en México, tierra de grandes artistas como Diego Rivera, Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. Más adelante, con mucho sentimiento y emoción, expresó: “La vida de artista ha sido maravillosa y una oportunidad para expresar lo que pienso y siento. Todo esto me hace muy feliz”. Al referir parte de sus recuerdos recogidos en el libro presentado, comentó que durante 11 años fue alumno de la maestra Frida Kahlo, de quien aprendió a amar al pueblo mexicano y sus raíces, así como que el muralismo no ha pasado de moda, ya que ha sido el movimiento que ha expresado la voz de los pueblos. Prueba de esto son los murales plasmados en el Palacio de Gobierno de Oaxaca, en donde lamentablemente los últimos gobernantes no le permitieron, a pesar de su constante insistencia, pintar el muro que aún permanece en blanco, y que es el de la escalera derecha de ese edificio, que ahora figura como centro cultural de gran importancia por su excelente museo y actividades artísticas que efectúa con mucha frecuencia.

En el homenaje de referencia, efectuado frente al mural de Diego Rivera Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, la historiadora de arte Dina Comisarenco, dijo que la vida y pensamiento del maestro Arturo García Bustos, como los de todos los grandes artistas, “tienen múltiples facetas que vale la pena conocer y estudiar, pero creo que una de las que el mismo maestro más valora, y una de las que personalmente más me emociona, es su concepción humanista de la vida y su profundo compromiso social”. También se refirió a la labor de luchador social del muralista y a su extraordinaria vocación y talento artístico, “siempre se han retroalimentado y demostrado que la estética y la política no están reñidos, sino que constituyen las dos caras de una moneda”, así como que el compromiso social lo ha llevado a expresar dramáticas escenas con las que denuncia la violencia y las distintas y atroces formas de explotación del ser humano a lo largo de la historia.

El director de los museos Mural Diego Rivera y Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, Luis Rius, tuvo una destacada participación en este homenaje, y también le correspondió hacer la presentación y comentarios del libro. Del que dijo: “En tinta negra y en tinta roja, Arturo García Bustos, vida y obra, de Abel Santiago, quien logró incorporar la palabra del artista y su visión de algunos sucesos en una especie de autobiografía asistida, es un gran libro sobre Arturo García Bustos y a la vez un gran libro sobre el arte mexicano del siglo XX, desde la óptica del grabador y muralista”. Como parte final del acto, y antes de ceder la palabra al homenajeado, la crítica de arte Leticia López Orozco señaló que los murales de García Bustos están fincados en una realidad histórica, en una realidad cultural y en una realidad que le tocó vivir, donde los artistas se asumieron como trabajadores para acercar su mensaje al pueblo, a los obreros, a los campesinos, pero también a los artistas e intelectuales. Toda la trayectoria del artista se encuentra en las páginas de la obra presentada, que seguramente muy pronto la editorial, Fundación Todos por el Istmo, distribuya en las principales librerías de México y del extranjero, como importante parte complementaria del homenaje a este gran artista mexicano, oaxaqueño adoptivo, cuya obra mayor tenemos en nuestro museo del Palacio de Gobierno, donde nos refiere cómo en el pensamiento antiguo se concebía el origen y el mundo ancestral, traspasando el tiempo hasta el presente, recorriendo los mitos y las tradiciones, su relación con los dioses, a los que a falta de conocimiento otorgaron todo el poder  volviéndose dependientes de sus bondades. Igualmente, figura gran parte de nuestra historia y de sus personajes más destacados, desde la antigüedad hasta los años 80 en que concluyó la obra pictórica, que lamentablemente no se pudo continuar.

Inline
Inline