GUILLERMO GARCÍA MANZANO, DIRECTOR DE LA CASA DE LA CULTURA OAXAQUEÑA

Es autor de la obra Oaxaca, espacios culturales, que ha logrado tres ediciones por su interesante contenido, que comprende los principales aspectos de la cultura oaxaqueña en todas sus regiones, desde su fundación hasta nuestros días. Acerca de esta obra han escrito comentarios muy valiosos de distinguidas personalidades de la intelectualidad oaxaqueña, como Blanca Azucena Hernández Sibaja, Jorge Federico Ortiz Ahedo, Manuel Humberto Siordia Mata, Arcelia Yañíz, María Luisa Acevedo Conde, Prometeo Sánchez Islas y Jorge Mejía Torres, entre otros. El prólogo de la primera edición lo escribió el ingeniero Alberto Bustamante Vasconcelos, quien comenta que el autor se documentó ampliamente en las fuentes conocidas e hizo una selección feliz, presentada en forma interesante y amena para captar la atención de los lectores, despertando un conocimiento que predispone al interés y hasta el cariño por su lugar nativo, y que por su individualidad tan clara, se llega a sentir ligado con él, cuando se le compara con lugares parecidos los unos a los otros, hasta el punto de que conociendo dos o tres de ellos se puede decir que se conocen muchos más.

En la segunda edición, la doctora María Luisa Acevedo Conde, dice que García Manzano confirma sin duda el interés de los oaxaqueños de todas las edades por conocerse mejor, hurgando en su pasado histórico, reconociendo su geografía, valorando su diversidad cultural y sus instituciones, sabiendo que de las aportaciones de sus mejores hombres al arte, la ciencia y la sociedad, teniendo conocimientos sobre sus fiestas y sus tradiciones y sobre todo las gestas heroicas de sus próceres, sabrá también que sus lectores podrá recrearse en los mitos, las leyendas y consejas de su pueblo, y sentir que forman parte de un nosotros que tiene que ser fortalecido cada día y que no dudarán en hacer su mejor esfuerzo para crecer y desarrollarse, siguiendo la más pura de las tradiciones de los oaxaqueños que expresan siempre su amor por la vida y la libertad.  Prometeo Sánchez Islas escribió el prólogo a la tercera edición, y termina diciendo que este libro aporta, tanto a lectores ocasionales como a historiadores, el goce de una narrativa amena sobre tópicos oaxaqueños, así como un guion para profundizar en el estudio de los temas de particular interés y, desde luego, a construir con plenitud nuestra propia nostalgia recordando eventos y personas que, vivos o muertos, aún rondan entre nosotros.

La formación profesional del licenciado García Manzano lo distingue como uno de los pioneros de la administración en su ciudad natal, escribe el editor. Su contribución a la academia durante más de cuarenta años le vale el reconocimiento de varias generaciones de estudiantes de administración de empresas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, de la que llegó a ser rector, así como del Instituto Tecnológico de Oaxaca, en donde es reconocido como uno de los mejores catedráticos en el área de administración de empresas y turismo. En la administración pública ha hecho escuela por sus aportaciones al desarrollo estatal educativo, económico y especialmente por su contribución en los planes de fomento turístico, y en el aspecto cultural su aportación ha sido mayor como promotor en radio, televisión y publicaciones periodísticas, destacando actualmente como uno de los mejores directores de la Casa de la Cultura Oaxaqueña, de la que con mucha admiración recordamos a sus fundadores, los maestros Enrique Pacheco Álvarez y Ernesto Miranda Barriguete. Los indelebles y otros folletos y libros publicados durante su brillante gestión al frente de esta casa de cultura estatal,  han valido el reconocimiento nacional a García Manzano, aparte de su impulso al mejoramiento material del histórico inmueble de este edificio.

En entrevista con la distinguida periodista cultural Lisbeth Mejía Reyes, el licenciado Guillermo García Manzano informó que durante enero de este año se iniciaron las labores de la segunda etapa de mantenimiento mayor. Que de esta manera, el edificio histórico, ex convento de los Siete  Príncipes, pretende convertirse en uno más funcional, seguro y adecuado a sus actividades. Explicó que las labores son la continuación de las efectuadas durante 2015 y 2016, revisadas por diferentes instancias, entre ellas el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Instituto del Patronato Cultural del Estado de Oaxaca, al ser un inmueble catalogado. En esta primera etapa se llevarán a cabo obras de acondicionamiento y mejoras en general, por lo que esperamos que se continúe el apoyo del nuevo gobierno del estado y de su Secretaría de Cultura, para que en este importante aspecto también demuestren el cambio que puede realizarse en la entidad. Al frente de esta Casa de la Cultura Oaxaqueña, García Manzano ha demostrado lo mucho que se puede hacer, aun con recursos limitados, por lo que es de esperarse que con el apoyo oficial, esta noble institución continúe siendo una de las mejores de la República mexicana.

Uno de nuestros grandes valores oaxaqueños, actualmente olvidado por su enfermedad, es el decano de los locutores radiofónicos, Manuel Humberto Siordia Mata, quien escribió: “Quien conoce la historia de su patria, conoce a los hombres y las circunstancias de su tiempo. He aquí la grandeza de sus héroes y el valor del libro que tienes en tus manos. Al leerlo encontrarás el devenir histórico de Oaxaca y sus hombres, sus costumbres y tradiciones, redactado con amenidad y una acuciosa investigación de su autor Guillermo García Manzano”. Se refiere a Oaxaca, espacios culturales, por el que nuevamente felicitamos al autor, así como por su destacada labor al frente de la Casa de la Cultura Oaxaqueña.

abelsantiago30336@yahoo.com.mx

 

 

Inline
Inline