Guayabazo: Guerra entre alimañas

Por Manuel García Javier

El Día Internacional de la Mujer dejó este año en todo el mundo manifestaciones, marchas, denuncias, incluso hasta vandalismo. Los festejos que antes eran de reconocimientos y homenajes, hoy están convertidos en odio y rencor, como producto de la lucha por la paridad de género y, principalmente, por la violencia contra ellas que cada día crece como la espuma del mar.

Desde principios de este mes iniciaron los eventos para festejar tan importante fecha que fue creada por la Internacional Socialista en 1910, en su reunión de Copenhague, y a partir de 1917 quedó fijada en el 8 de marzo, durante la I Guerra Mundial.

En su contexto histórico se registran mundialmente cinco fechas importantes: 1857, marcha de costureras dela compañía textil de Lower East Side de Nueva York; 1867, huelga de planchadoras de cuellos de la ciudad de Troy en Nueva York; 1908, Mujeres del Partido Socialista Norteamericano instauraron el Woman’s Day; 1909, obreras de la compañía de blusas Triangle hicieron la “sublevación de las 20 mil”, y en 1916, Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Dinamarca, en la que se presentó una propuesta para establecer el Día Internacional de la Mujer.

En México una de las primeras acciones registradas fue en 2002, cuando un grupo de mujeres emprende una travesía por el desierto de Chihuahua rumbo a Ciudad Juárez, en reclamo de justicia para 268 mujeres asesinadas desde 1993 en esa localidad.

En Tabasco este año se festejó con serias discrepancias entre algunas mujeres dedicadas a la política, demostrando con ello falta de unidad en el gremio; aunque a decir verdad, hubo gran parte de ellas que se reunieron en céntricos cafés para demostrar que con fuerza y unión se logra todo.

Algunas fueron objeto de reconocimientos. Por ejemplo, los perredistas, realizaron sendos homenajes de reconocimiento a las féminas que en ese instituto político han brillado en el servicio a la colectividad. Aunque, al calor del panorama electoral, inmolaron a varias de ellas que por años habían pretendido candidaturas, para otorgársela a otras que gozan de la preferencia de quienes manejan ese partido. La defección no se hizo esperar.

En el PRI tampoco cantaron mal las rancheras y prepararon sendas conferencias en la que los personajes principales fueron la candidata al Gobierno, Georgina Trujillo Zentella; a la Senaduría, Candita Victoria Gil Jiménez y la presidenta de la Fundación Colosio, Lorena Beaurregard de los Santos. Y con ese fin acudieron “como hermanitas” a invitar a la población a través de las páginas del aire de ‘Telereportaje’.

Pues bien, ya estando frente al micrófono sacaron sus ponzoñas y comenzaron a lanzarse picotazos: Lorena, a decir que “los priistas roban, pero te dan, Granier robaba pero te daba”.

Candita, a discrepar: Eso no es verdad. “Cierto que Granier fue un hombre siempre muy confiado de lo que hacían sus colaboradores, pero eso de que en el PRI roban pero dejan algo, yo creo que eso lastima a una institución”

La controvertida Lorena arremete de nuevo acusando: La candidatura al  Senado se la dieron a una “empleada del sistema”…Y Candita responde:  “Estas cosas hace mucho tiempo que yo las he aprendido, te invitan o no te invitan, porque ahí hay toda una organización que además te evalúa que uno se presenta con los resultados que tienen en la trayectoria; no busqué la candidatura, a mí me hablaron”.

Y nuevamente la venenosa mujer refuta: “Yo, a diferencia de Candita, que es una empleada del Sistema, aspiraba a ser empleada de los ciudadanos, yo soy política, no soy funcionaria pública, ni académica, mi formación es más parlamentaria y para eso he trabajado y me he formado”.

A la candidata Gina Trujillo sólo le quedó adoptar la pose de réferi  para calmar a las iracundas damas, una dolida y la otra en busca de reflectores, por lo que prefirió desviar el tema lanzándole puyas al presidencial Anaya en apoyo al candidato Meade.

Pero volviendo a las mujeres tabasqueñas, se destaca el “reconocimiento” a la trayectoria de la distinguida huimanguillense, María Estela de la Fuente Dagdug, aquien le tumbaron la candidatura a la alcaldía. ¿Qué sucedió entre el cuestionado candidato del PRD, Gerardo Gaudiano Rovirosa y ella? No sabemos, pero fue notorio que éste metió sus narices para que el beneficiado fuera su incondicional Sabino Herrera Dagdug.

Claro está, que en Gerardo Gaudiano no hay justicia, solo traición. ¿Qué no recuerda que en los álgidos momentos en que la Sala Xalapa del máximo tribunal federal  ya le habían dado el triunfo a la alcaldía de Centro aEvaristo Hernández Cruz, María Estela lo llevó a platicar con algunos magistrados en esas tierras veracruzanas?, es decir, gran parte de lo ganado por el fraudulento aspirante se lo debe a ella.

Así transcurrió el Día Internacional de la Mujer en estas tierras agobiadas por el calor de la política…Nos leemos en la próxima, estoy en: guayabazo@hotmail.com.

Inline
Inline