Grupos de presión siguen dominando

Por Abel Santiago / abelsantiago30336@yahoo.com.mx

La insistencia sobre el dominio de los grupos de presión en la clase gobernante no es caprichosa ni reiterativa, sino necesaria y útil a la sociedad, porque se sigue viviendo el mismo caos generado hace ya muchos años, pero creciente y con mayor poder cada día, por la complacencia de las autoridades que por temor a que se les pise la larga cola que arrastran, no se atreven a aplicar las leyes y prefieren seguir manteniendo el mismo nivel de anarquía, desorden e ingobernabilidad en perjuicio de las mayorías. En Oaxaca, donde se consideraba que el cambio de gobierno mejoraría la situación, el desengaño ha sido mayor porque ahora hasta las tortilleras exigen su subsidio por el deterioro de la economía y lo bajo de sus ventas. En una manifestación sin precedente en el Zócalo de la ciudad capital, colgaron tortillas en tendederos para exigir al gobierno estatal apoyos reales para la venta de sus productos y dejar de ser utilizadas como botín electoral por los partidos políticos, que sólo las explotan sin recompensarlas en nada. Esa es la mejor prueba de una ingobernabilidad que amenaza con institucionalizarse otros seis años para seguir hundiendo a la población.

   Ya hemos denunciado a los grupos gansteriles que con la bandera de luchadores sociales reciben jugosas utilidades, pero que a pesar de ello bloquean calles, cierran carreteras y asaltan establecimientos comerciales sin la intervención de ninguna autoridad, federal, estatal o municipal, sólo para mantener y aumentar sus privilegios, por lo que esos grupos son imitados por otros, que siguiendo esos ejemplos exigen dádivas y figurar en forma permanente en las nóminas oficiales. Se acaba de informar ahora que son los integrantes de la Federación Obrera Revolucionaria de Agrupaciones Sindicales de la República Mexicana, sección Oaxaca, la que declaró en huelga a las empresas Choferes del Sur y Transportes Urbanos de la Ciudad de Oaxaca, por carecer de contrato colectivo de trabajo, no contar con prestaciones y ser víctimas de despidos injustificados. Asimismo, solicitan del gobierno del estado concretar acciones para solucionar la crisis en la que entraron con motivo de los bloqueos y manifestaciones magisteriales y de grupos semejantes. Son muchos los grupos que culpan al gobierno de sus pérdidas y exigen compensaciones para regular su situación, pero todo contrario a las leyes y a la normalización de los servicios laborales.

   Para estos días se anuncia una marcha de la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez, para exigir al gobierno del estado la entrega de 50 millones de pesos que la administración anterior les prometió. También los normalistas siguen exigiendo plazas sin la realización de los exámenes de competencia, a pesar de que ya este nuevo gobierno les autorizó indebidamente más de mil, pero no conformes continúan reteniendo camiones urbanos para reactivar sus demandas. Es el ejemplo que siguen de los padres de los 43 normalistas desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa, Iguala, Guerrero, que para reclamar justicia han tomado gasolineras en la ciudad de México y en otras entidades, repartiendo gasolina a los automovilistas mediante cuotas “voluntarias” para seguir sosteniendo su movimiento rebelde. Aquí los normalistas y dirigentes de la sección magisterial 22 no dejan pasar un día sin bloqueos ni plantones, por lo que la tranquilidad y orden público siguen alterados.

   Una nota de la redacción informa que diversas organizaciones sociales y pequeños empresarios demandaron al gobernador concretar acciones para solucionar la crisis en la que entraron desde el año pasado, e incluso antes, por los bloqueos y manifestaciones habidos en la capital, pero son ellos mismos los que realizan estas acciones para darle fuerza a sus peticiones que normalmente tienen respuestas favorables. La Coordinadora Estatal de los de los Pueblos de Oaxaca, que participó en la  movilización del lunes pasado de la Fuente de las Siete Regiones al Zócalo, denunció que en la entidad prevalecen diversos conflictos sociales que no han sido atendidos. Esta organización también solicita recursos para llevar a cabo sus proyectos relativos al cultivo de Jamaica, tamarindo, agave y café, para lo cual requieren 15 millones de pesos. La Alianza Empresarial y Comercial de Oaxaca igualmente se quejó, después de una marcha por las principales calles de la ciudad, de que a pesar de los múltiples anuncios, tanto del gobierno estatal como federal, aún no se concretan los apoyos para la reactivación económica ni se ha comenzado a pagar a quienes reportaron deudas pendientes del gobierno anterior. Algunos miembros de esa alianza señalaron que las pérdidas que los han afectado, y para las que solicitan apoyo económico, comprende más de un lustro y no se concreta al año pasado, que fue el peor para la economía estatal.

   Los vendedores de algunos mercados, principalmente del 20 de Noviembre, también culpan al gobierno de sus bajas ventas y exigen apoyos para salir adelante. Este mercado se dijo que fue remodelado recientemente, y que por eso había mejorado a los propietarios de los puestos de diversos productos, pero ahora estos se quejan de abandono y falta de recursos para compensar sus bajos ingresos. Como se advierte por estos pocos ejemplos, la mayoría de las demandas se concreta a solicitar apoyos económicos del gobierno estatal, y aunque otros grupos de luchadores sociales, que ya son cientos, disfracen sus peticiones, lo que en realidad piden es dinero para continuar ostentándose como dirigentes de agrupaciones independientes. Lo que hace falta y el pueblo reclama con urgencia es justicia y aplicación de las leyes. Aunque parezca redundante, insistimos en este tema por la carencia de derechos para ejercer libremente las actividades diarias, porque las autoridades atienden más a los agitadores profesionales que al pueblo trabajador.

Inline
Inline