Familia con cinco menores marginada de las bondades del Programa de la Cruzada contra el Hambre

  • Vive en terrenos del Exbasurero de Altamira sin apoyo alguno

Por: Lidia Rita Bonilla Delgado

familia marginadaURBE INDUSTRIAL.-La pequeña Abigail cuenta apenas con un año y medio de edad, asoma su rostro  en busca de su madre, tras la puerta hechiza con yute,  fibra de los sacos que utilizan en algunas industrias para contener materiales diversos y que desechan aun en buen estado, pudiéndolos adquirir con los recicladores a bajo costo,  con este mismo material  está hecha la improvisada casa,  junto con algunas laminas de cartón y madera, lugar que es habitan siete personas, desde hace más de dos años; 5 de ellas  son menores.

Al verla Abigail corre a los brazos de Martha Patricia Martínez Castellanos,  mientras dos de sus hermanos Cristian Iván de 8 y José Ricardo de 5 corretean juguetones, ella ignora las condiciones paupérrimas en que viven, pues ha crecido en ese ambiente, y risueña sonríe al ser cargada en los brazos por su madre.

La misérrima e improvisada vivienda esta levantada en los terrenos que alguna vez fueron el basurero municipal de Altamira, y que hoy colinda con algunos sectores de la colonia Los Presidentes.

familiamarginadaPor cierto, el sitio fue clausurado a mediados  del 2003, al abrir el relleno sanitario en el ejido Francisco Medrano, por las autoridades municipales que con el aval del gobierno estatal se comprometió a sanear las más de seis hectáreas ocupadas por el basurero y transformarlo en una unidad deportiva, sin que hasta la fecha las posteriores administraciones de estos dos ámbitos gubernamentales hayan cumplido con abatir el pasivo ambiental que latente permanece hasta el momento.

En febrero del 2009, el exbasurero fue reutilizado como destino final de más de 300 toneladas diarias de basura durante poco más de un mes por el Ayuntamiento  a instancias  de  la Agencia Ambiental Estatal  que  clausurara el relleno sanitario argumentando  que éste no cumplía con algunos lineamientos y estándares, comprometiéndose igual a sanear el espacio donde se depositaron los residuos de los tres municipios,  pero ese compromiso no ha sido cumplido por autoridad alguna,  quedando más bien en el olvido el anuncio de invertir cinco millones de pesos para habilitarlo como unidad deportiva.

En estos terrenos hoy se levantan  como un cinturón de miseria otras 15 viviendas que junto a la de Abigail, no cuentan con la anuencia de  autoridad alguna, a pesar de que los terrenos ya lotificados  han sido adquiridos  en varias ocasiones a quienes aparecen como legitimas propietarios, los ejidatarios Elvira Corona y Pedro Maldonado, ya que en sus mejores tiempos eran productivas parcelas del ejido “Villas de Altamira”, mismo que ha sido absorbido por la mancha urbana  y que está a punto de desaparecer.

familiasRegresando con la pequeña Abigail y su familia  que vive en terrenos ilegales, por lo que no pueden acceder a programa de apoyo alguno de los instrumentados por las diferentes instancias, incluso están marginadas del tan cacaraquaeado  programa contra el Hambre,  decretado por el presidente Enrique Peña Nieto  a través de la Secretaria de Desarrollo Social, tampoco pueden acceder al programa de piso firme.

Cuenta Martha Patricia, que  hace poco más de dos años llegaron a vivir al lugar donde les dieron permiso los ejidatarios, ya que no cuentan con una vivienda, antes, lo hicieron en la colonia Lázaro Cárdenas en la casa de un familiar de su esposo Ricardo Saucedo  Numa , pero fue vendida y ellos tuvieron que buscar donde irse a vivir llegando a ese lugar, porque tampoco cuenta con trabajo.

Narra que están viviendo en el terreno en calidad de préstamo, ya que tiene varios problemas legales pues al parecer hay varios dueños, y ella está en lo que sería la calle de ser urbanizado.  Tienen la esperanza de que en su momento les ayuden a hacerse de un terreno cuando se regularicen.

De la brigada contra el Hambre , comenta que pretendió acceder al de piso firme, porque con las lluvias se inunda su casa, pero por no contar con  documento alguno no fue posible contar al menos con un pisito, pero ni las peticiones realizados con la diputada Irma Leticia Torres han sido atendidas, ya que argumentan no hay aun apoyos.

Su esposo comenta trabaja de manera libre para servicios públicos del municipio, pero se accidento lastimándose un ojo y está incapacitado al verse afectado por un accidente.

Sin agua, sin luz, sin piso, transcurren los días, con problemas de desnutrición de los pequeños, la más susceptible es Abigail que enfrenta el problema de desnutrición, yendo a parar incluso al hospital Rodolfo Torre, al verse afectada por la contaminación y los escurrimientos que aun hay. 

Inline
Inline