EXPRESIÓN POLÍTICA

POR MARÍA DEL SOCORRO HURTADO ÁLVAREZ / freelanze55@hotmail.com

 EL AÑO DE HIDALGO; “CHINGUE SU MADRE EL QUE DEJE ALGO”

En el argot de la política, hay un dicho muy conocido entre la clase popular y el imaginario colectivo que va corriendo de boca en boca en cada final de las administraciones públicas, trátese de alcaldes, gobernadores o hasta del presidente de la república; se trata  del famoso “Año de Hidalgo”; dícese una práctica que se instituyó entre la clase priista en el siglo pasado.

La frase viene del brindis llamado “hidalgo”, el famoso cruzado en donde el que deje algo “se va a chingar a su madre”, así de fácil y sencillo y como en México la figura de la madre es venerada y adorada, pues no pueden exponerse a tan indigno sacrilegio; por eso es preferible sacrificar al noble y sufrido pueblo, que este sí se dice, aguanta de a madres.

Esta deleznable práctica del Año de Hidalgo es bastante conocida y se practica entre la clase política cada fin de trienio y sexenio, llámense alcaldes, gobernadores o presidente de la república, aunque en la actualidad ya no sólo se les puede achacar a los priistas pues con la  llegada a gobernar las ciudades y el país se ha diversificado la acción a través de diversos partidos políticos; pero para el efecto práctico del saqueo que realizan al  término de cada  administración la cosa viene siendo lo mismo,

Se dice que después de López Portillo, se instauró la nueva modalidad, que es al año de Carranza (Porque el de Hidalgo ya no alcanza); y cosa muy cierta, porque en los últimos meses y días hemos observado que algunos que están al frente de las administraciones públicas, aquí en Tamaulipas, especialmente alcaldes, ya han adelantado los años de Hidalgo y hasta el de Carranza, poniendo como pretexto que la federación ha efectuado recortes presupuestales a los ingresos que tienen las tesorerías; la verdad es otra muy diferente, el saqueo cínico y descarado que hacen ya comenzó desde principios del presente año y aún no comienza el año de Hidalgo.

Aquí podemos hablar de compra de casas en otras ciudades, “para despistar al enemigo” , dicen; también en el extranjero adquieren inmuebles los alcaldes ladrones que una vez terminada su gestión ya están haciendo las maletas para huir del otro lado de la frontera y disfrutar los dineros del pueblo, otros ponen restaurantes para pagarse ellos mismos los consumos que realizan y todo tipo de negocios que les aseguren la supervivencia a ellos y sus familiares para no volver a trabajar nunca en su vida; la lista de latrocinios es larga.

Es usual ver cada que principia una administración como arrasan con lo que pueden los que estaban anteriormente “gobernando”, se llevan todo, desde recursos, hasta mobiliario de las oficinas, principalmente computadoras con los registros contables para que no haya modo de que los involucren en los delitos de peculado y otros que sanciona la Ley de responsabilidad de los Servidores Públicos, hemos visto como se quedan vacías las oficinas, bueno hasta los cables se llevan; así las cosas en Tamaulipas y a ojos vistos, y supongo que en el resto del país; pero como dice el dicho “LO QUE SE VE NO SE JUZGA”

Inline
Inline