EXPRESIÓN POLÍTICA

“LOS ALCALDES QUE NADAN DE A MUERTITO”

POR SOCORRO HURTADO ÁLVAREZ

En fecha reciente el Presidente de la República Enrique Peña Nieto se reunió en Chihuahua con alcaldes del país pertenecientes a la Conferencia Nacional de Municipios de México; asistía el Presidente a la ceremonia de inauguración de las instalaciones del Centro de Justicia de aquel estado.

Ahí abordo el tema de la seguridad, poniendo a Chihuahua como un ejemplo a seguir en el sentido de la coordinación que deben observar en esta materia los tres órdenes de gobierno: logrando así que bajen los índices delictivos.

Pero más allá de los discursos que se refieren al tema que ocupa y preocupa a todos los mexicanos, surgió el gran reproche que Peña Nieto hizo a los alcaldes que no cumplen con sus responsabilidades en materia de seguridad, pretextando “no tener recursos o suficientes capacidades y hasta nadar de muertito y dejar que esta tarea vengan a hacerla otros”

Así palabras más, palabras menos, el gran tema de la seguridad, centrada preferentemente en el quehacer del gobierno federal, puso a los alcaldes de los municipios en el centro del discurso, ya que son ellos y solo ellos quienes pulsan día a día la situación de sus municipios en materia de seguridad.

Y como bien lo dijo el Presidente Peña, la mayoría prefiere pretextar lo ya mencionado y otros tantos argumentos que los evadan de la responsabilidad de enfrentar y confrontar lo que tanto daño hace al país, la delincuencia organizada traducida en narcomenudeo, secuestros, tortura, cuotas de piso, levantones, trata de personas y otras expresiones de violencia que han tomado en el país carta de naturalización en el país en los últimos años; todo ello sin descartar los robos a casa habitación, algunos con violencia,  asaltos a mano armada, feminicidios, violaciones y mas que pintan un panorama ensombrecido y deprimente para el gran conglomerado social que habita nuestro país, sobre todo para los más jóvenes que ven en su futuro una nube de incertidumbre.

Para los alcaldes en el país es más fácil  y acomodaticio, como Poncio Pilatos lo hizo con Jesucristo, lavarse las manos y aventarle la pelota al gobierno federal; cuántas veces hemos escuchado decir a los alcaldes esa frase tan socorrida que los excusa de entrarle al tema de manera abierta y responsable “ése es tema y responsabilidad del gobierno federal” “nosotros no tenemos recursos para eso” “estamos pidiendo ayuda” y de ahí no se mueven

Lo peor del asunto es que algunos alcaldes, y casos hemos visto, lejos de combatir el crimen y la delincuencia, se convierten en los grandes aliados, cómplices  y protectores de las mafias establecidas, traicionando así la confianza que brindan los ciudadanos a su investidura. Debido a ello se dedican a nadar de a muertito, para sacarle provecho al cargo, enriquecerse a manos llenas y sacudirse una responsabilidad de facto suya y de nadie más.

Mucho es el daño que hacen a la sociedad este tipo de alcaldes a lo largo y ancho del país. Ojalá que el jalón de orejas que les dio públicamente su jefe político, sirva como acicate para la reflexión; aunque lo más seguro, siendo como lo son los alcaldes en el país, es que les entre por una oreja y les salga por la otra. Lamentable pero así estamos.

Freelanze55@hotmail.com

Inline
Inline