En Zacualpan… En peligro la producción Cañera en el municipio

  • Campesinos empiezan a abandonar sus tierras ante la falta de ventas de sus productos, en suma, el alto costo en el incremento de avíos.  

Preocupados campesinos del municipio revelaron la falta de apoyo y acciones a favor del campo, generando qué cada día más campesinos abandonen sus tierras o simplemente  se olviden de esta importante,  tradicional y  noble  labor.

Cañeros del municipio  sostuvieron que existen   hectáreas llenas de caña que no se ha podido vender, siendo los  meses de su venta de (noviembre a diciembre) lo que obligo los productores a bajar el costo del costal de 120 a 60 pesos,  “y ni así la compran”.

Asumieron que  la falta de mercado  para ofrecer sus  productos ha sido uno de los principales causantes  de ese deterioro, así como la falta de apoyo y recursos para hacer más productivo el campo,  por  otra parte, culparon a los productos nocivos como las  frituras, ejemplificando que en años anteriores en épocas  navideñas todos  compraban cañas para sus posadas, ahora solo dan dulces, ¡frituras por ser más baratas!

Recordaron que  años atrás,   gente de los municipios cercanos  acudían a comprar la caña y esta también se distribuía en los  mercados de los municipios vecinos generando trabajo  y bienestar a las familias,

Destacaron el abandono del campo, la  migración de sus paisanos  que  al no contar con el apoyo necesario,  salen a otras ciudades en busca de oportunidades y empleo,  informaron que de las 40 hectáreas que cada  año  produce el municipio de caña,  solo el  50 por ciento se trabaja,  “y con las bajas ventas,  se prevé que en el próximo año  solo se venda un  20 por ciento de la producción cañera”. Asumieron.

Lamentaron que  durante años, y en lo que va de  la presente administración,   no existan acciones concretas de cómo rescatar el campo,  siendo la agricultura   la mayor  actividad que se realiza en el municipio, “hasta el momento  ignoramos  si las autoridades locales ya trabajan en el caso,  “a nosotros  no nos han   visitado y no sabemos qué hacer estamos  igual que hace años,  solos”.

Inline
Inline