¿DESPUÉS DEL 31 DE OCTUBRE QUE VA A PASAR EN COLOMBIA?

Por William Hundelshauseen Carretero

Terminó la horrible noche como dijera el presidente de la republica al firmar el pasado 26 de septiembre los acuerdos finales consignados en 297 páginas tras cuatro años de negociaciones en Cuba,  entre abrazos y apretones de manos. ¡Se selló la paz! Suena lindo decirlo así, ¿verdad? Pero quizá la situación real no es tan así,  aún falta la firma definitiva de dichos documentos. El cierre de las negociaciones y darle paso a las propuestas de los que ganaron en el Plebiscito el pasado 2 de octubre con el NO, pero queda la incógnita del plazo que el mismo gobierno dio hasta el 31 de octubre para sostener el cese al fuego. Por eso el pueblo se pregunta ¿que pasara después del 31 de octubre?

Estas dos semanas fueron álgidas, calientes, inusualmente movidas. Se llegó a hablar casi temerariamente del recrudecimiento del conflicto armado interno de Colombia, hubo movimiento de tropas tanto del ejercito como la FARC, escaladas mediáticas, rompimientos de relaciones entre los dirigentes de los movimientos políticos perdedores con el SI, que aún no salen de su asombro que siendo las mayorías les haya ganado URIBE que aprovechando esta coyuntura comenzó a demostrar su poder y presentar públicamente al exprocurador ORDOÑEZ como su candidato a la presidencia en el próximo cuatrienio, dejando en el camino a su escudero  OSCAR IVAN ZULUAGA quien en 2014 fue candidato presidencial oficial del Centro Democrático por la manera como  manejó con poco tino algunas cosas del movimiento; pero tal como nos tienen acostumbrados la clase política de este país que son cómplices de los que ocurre al interior de sus movimientos pero cuando son excluidos, salen a decir públicamente lo  que está ocurriendo en ese seno político de pura venganza como lo ocurrido por Óscar Iván, que iracundamente luego de recibir la noticia que no es el candidato, acusó de traición al hoy senador Uribe Vélez y manifestó que Ordóñez, fue echado del cargo de procurador general por el Consejo de Estado, luego de probársele conductas corruptas (violó el Artículo No. 126 de la Constitución Política de Colombia) y esto es el comienzo de lo que se avecina cuando la mermelada no se reparte equitativa e igualitariamente.  A Zuluaga  le duele en el alma que Uribe no cumpla su palabra de ponerlo de nuevo como candidato presidencial, y  por eso está pensando en armar tolda aparte y dividir al movimiento Uribista. Pero volvamos al tema inicial y preguntémonos si con el SI o el NO se resolvió la crisis, y eso, por lo pronto, es importante. Pero recordemos que el presidente Juan Manuel Santos anunció que el cese del fuego y de hostilidades con las Farc se prorrogará hasta el 31 de octubre,  mientras se encuentra una salida a la “zona gris” en la que quedó sumido el país luego de que el ‘No’ se impuso en las urnas, sin embargo para algunos analistas las propuestas que quiere incluir Uribe por tener intereses personales es que en el acuerdo no se ponga fin a la empresa privada, aunque no está contenido expresamente en el texto, sino que es producto de una interpretación suya. Aun así, reiteró que es necesario renegociar las propuestas sobre zonas de reserva campesina y predial rural, porque “muchos inmuebles salen de la comercialización y eso lleva a que se extinga la iniciativa privada”. En esos puntos están resumidas las principales propuestas que hizo el senador y principal líder de oposición Álvaro Uribe: Que el narcotráfico no sea calificado como delito político. Que los guerrilleros de las FARC que incurrieron en delitos atroces no tengan elegibilidad política y paguen penas con restricción efectiva de la libertad de entre 5 y 8 años, aunque en sitios alternativos como granjas agrícolas. Que se derogue el Tribunal de Justicia Transicional y exista una “norma de alivio judicial” para los soldados y policías ya condenados por hechos relacionados con el conflicto armado (como la ejecución de civiles inocentes que hacían pasar por guerrilleros caídos en combate para cobrar recompensas). Que no se afecte la propiedad de la tierra. Que los acuerdos de paz se cumplan dentro de las actuales “posibilidades fiscales y financieras” del país; también planteó que las discusiones con el Gobierno sean públicas “para evitar tergiversaciones”. Aseguró que los promotores del no “siguen por la paz” y pidió “paciencia” ante la “urgencia” y presión de buena parte de la ciudadanía, que ha salido a las calles para pedir que no se dilate más el acuerdo. Pero mientras esto ocurre ¿DESPUES DEL 31 DE OCTUBRE QUE VA A PASAR EN COLOMBIA?

Inline
Inline