BONO PARA CHATARRIZAR NADA CUESTA AL GOBIERNO; SERÍA ALICIENTE PARA RENOVAR EL TRANSPORTE

  • * El presidente de la AMTM, Jesús Padilla Zenteno, explicó 200 mil pesos sería el monto mínimo para los bonos de chatarrización, dados los requerimientos tecnológicas que solicita el gobierno local

México, D. F., a 2 de septiembre de 2015

BONO-PARA-CHATARRIZAR-NADA-CUESTA-AL-GOBIERNO;-SERÍA-ALICIENTE-PARA-RENOVAR-EL-TRANSPORTE-1Tras afirmar que la entrega de bonos de chatarrización no implica problema alguno para el gobierno de la Ciudad de México, el presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, Jesús Padilla Zenteno, estimó que el monto mínimo de estos apoyos sería de 200 mil pesos y aun así, no cubriría el gasto inicial para los transportistas, sector descapitalizado ante la falta de actualización de las tarifas.

En entrevista posterior a su participación en el Simposio Ciudad y Transporte, el presidente de la AMTM señaló que el gobierno local solicita a las empresas transportistas mejores sistemas tecnológicos dentro de sus unidades, elevando con ello el precio de los vehículos hasta en un 50%, motivo por el cual los programas de chatarrización sirven como un apoyo para acelerar el proceso de transformación del transporte público.

“Estamos comprometidos con la reforma y transformación del sector y podemos venir cambiando solos como lo hemos venido haciendo los últimos años, pero vamos a tardar más”, explicó Padilla Zenteno y sostuvo que el apoyo gubernamental es apenas un aliciente para reducir los costos iniciales de la prestación del servicio, a la que sumó el costo fiscal de operar como sociedad mercantil, incluido el gasto administrativo, pago de personal, estructura de mobiliario, instalaciones y equipo.

“Sí la política del gobierno es meter un vehículo de mejor condición tecnológica, los 200 mil pesos del bono de chatarrización ni siquiera cubren los 500 mil que las comercializadoras están pidiendo como extra por los vehículos equipados”, explicó el especialista, tras señalar que cada vez les piden mejores unidades con equipamiento específico, cámaras de video, contadores de pasajeros, sistemas de comunicación, torretas y sistemas informáticos que permitan el control de la operación, unidades cuyo valor puede superar el millón y medio de pesos.

El empresario especialista en transporte recordó que en 2002 nació el bono de chatarrización con un monto de 100 mil pesos como base, sin embargo una década después el bono se mantiene en el mismo nivel y tampoco se han modificado sustancialmente las tarifas del transporte.

Explicó también que el sector cuenta también con nuevos esquemas de inversión, con tasas de interés más competitivas e inversiones de Banco Mundial que lo refuerzan, “tenemos la voluntad del transporte concesionado de ir al cambio, pero estamos descapitalizados. Claro que vamos a seguir en la lógica de cambiar pero la pregunta es a qué ritmo lo podemos hacer por nuestra cuenta”, agregó.

Padilla Zenteno también insistió en que el tema tarifario debe modificarse pues no es viable ni para las empresas ni para los usuarios esperar cuatro años para actualizar tarifas, “El usuario no tiene por qué pagar los costos de la ineficiencia del servicio de transporte y hay temas que no se han querido incorporar porque al gobierno de la ciudad y al gobierno federal les da miedo tocar el tema de los subsidios”.

Finalmente, el líder transportista subrayó la ausencia de una política tarifaria y explicó que el deslizamiento de los costos permitiría que el ajuste tarifario se hiciera de manera creciente y no en un ajuste que golpea la bolsa del usuario; “podría deslizarse la tarifa 13 centavos, 15 centavos, 20 centavos, en lugar de aumentar un peso o dos cuando se han dejado acumular tiempos”, explicó y recalcó que de nada sirve la tecnología cuando no hay una política clara de actualización tarifaria.

Inline
Inline