ANUNCIO DE PERITOS ARGENTINOS, UNA LUZ DE ESPERANZA: “#43X43”

* Pide identidad de los cuerpos encontrados en Iguala y Cocula; llaman nuevamente a encender una veladora durante 9 días para alumbrar el regreso de los estudiantes desaparecidos

En un llamado a la solidaridad y la justicia, José Alcaraz, vocero de la caravana “#43×43. Ni un desaparecido más” que caminó desde Iguala hasta el Zócalo capitalino para exigir un alto a las desapariciones forzadas, exige el regreso con vida de los normalistas de Ayotzinapa y exige a las autoridades una investigación a profundidad para descubrir la identidad de los restos acumulados en las fosas de Iguala y Cocula.

En reacción a las declaraciones del Equipo Argentino de Antropología Forense, que determinó la no existencia de probabilidad de parentesco biológico entre los restos analizados y los jóvenes desaparecidos, el vocero del movimiento “#43×43. Ni un desaparecido más” calificó el hecho como una oportunidad para encontrar con vida a los normalistas y una fuente de esperanza para las familias de cada uno de ellos. “Es una luz de esperanza para los familiares y para todo México”.

En este contexto, convocó a la ciudadanía a encender una veladora frente a sus casas, durante 9 días y hasta el 19 de noviembre, en acción simbólica de apoyo y solidaridad para las familias de los estudiantes desaparecidos; pero también como exigencia para que el gobierno lleve a fondo las investigaciones y no reduzca esfuerzos en la búsqueda de los estudiantes.

“Estos resultados abren la posibilidad de que los encontremos vivos, de que estos jóvenes regresen a sus hogares y reanuden sus vidas, por eso queremos encender estas luces para alumbrar su retorno”, dijo Alcaraz García, quien había hecho este llamado durante la caminata en Cuernavaca, Tlalpan y el Zócalo.

Al mismo tiempo exigió al gobierno de la República que amplíe sus investigaciones para determinar las identidades de los cuerpos analizados por los forenses argentinos.

José Alcaraz informó que el encendido de veladoras inició el miércoles en la ciudad de Cuernavaca, Morelos y se ha ido extendiendo poco a poco a lo largo de la República, en actos públicos y plazas locales, “es un movimiento de solidaridad hacia las familias y los estudiantes; y de exigencia de justicia para todo el país, porque no pueden seguir ocurriendo desapariciones”, insistió.

Así como hace unos días decidieron ofrecer unos pasos en el contexto de indignación y hartazgo nacional ante la inseguridad que enfrenta el país, el movimiento #43×43 decidió iniciar una novena de luces para pedir el regreso con vida de los 43 estudiantes, “nunca hemos creído en la versión oficial y los resultados de las investigaciones de los peritos extranjeros lo confirman. Estos jóvenes pueden estar vivos y los queremos vivos de regreso en sus hogares”, dijo Alcaraz, tras subrayar que estos jóvenes lograron despertar una conciencia social en todo el país como nunca antes se había logrado.

Inline
Inline