ALZA TRANSPORTISTA DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

Por Abel Santiago

El gigantesco bloqueo camionero efectuado la semana pasada no sólo quedó impune, como todos los abusos y violaciones a las leyes que se comenten en este gobierno, sino que se suplicó al pulpo no volver a cometerlo, con el ofrecimiento de que se autorizará el aumento a la tarifa después de las elecciones del próximo siete de junio. De por sí el costo del pasaje del transporte en Oaxaca es uno de los más caros de la República y uno de los peores servicios, pero sin ninguna mejora ya está en puerta el aumento. A la información periodística en este sentido no hubo ninguna aclaración ni desmentido oficial, por lo que los electores ya saben a qué atenerse de seguir tan pasivos y complacientes como hasta hoy. La información dice que el gobernador Gabino Cué Monteagudo y los concesionarios del transporte urbano de la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados, acordaron que el incremento a la tarifa del pasaje será autorizado después de las elecciones. El acuerdo mañosamente no fue dado a conocer por el gobierno, pero fuentes de los transportistas lo confirmaron.

También se informa que en un comunicado difundido por el gobierno del estado sólo se dijo que la tarifa de seis pesos -vigente desde hace dos años-, se mantendrá en los próximos meses, y que esto se debió a la mesa de trabajo que encabezó el Ejecutivo, a la que acudieron representantes de las cuatro empresas camioneras. Se señala que los transportistas continuarán las negociaciones con la Secretaría de Vialidad y Transporte, con la finalidad de revisar la solicitud para incrementar la tarifa vigente, así como que la ley contempla la realización de un estudio socioeconómico a los usuarios para comprobar que su economía les es suficiente para pagar el nuevo costo, lo que no es verdad, pues la situación económica es muy difícil para la gran mayoría de la población, que  apenas rebasa el salario mínimo, y su familia en términos generales la integran cinco personas.

El gobierno se ufanó de haber logrado que los transportistas se comprometieran a no volver a realizar manifestaciones ni bloqueos como el anterior, que por más de ocho horas desquició el tránsito e impidió el desarrollo normal de actividades en la capital del estado y municipios conurbados, pero según reveló un concesionario, ofreció que se incrementará de seis a siete pesos por viaje una vez que hayan concluido las elecciones. El secretario de Vialidad y Transporte, Carlos Moreno Alcántara, se ha mostrado muy activo y complaciente con el pulpo camionero, ya que desde su comparecencia en el Congreso local, con motivo de la glosa del informe de gobierno, anunció un aumento a la tarifa, sin que se le hubiera solicitado entonces, y ha declarado que estas deben revisarse por lo menos una vez al año, con miras a ir otorgando aumentos. Indirectamente fue él el autor del gigantesco bloqueo al autorizar de palabra y luego retractarse del aumento a siete pesos la tarifa, según declaró Alejandra Gómez Candiani, presidenta del Consejo de Administración de Choferes del Sur y Transportes Urbanos de la ciudad de Oaxaca. Como defensor de los transportistas, el titular de Sevitra invoca la ley para la revisión frecuente de tarifas, con motivo del alza del precio de los combustibles e insumos, lo que, dice, hace evidente la posibilidad de que es obligado revisar el asunto. Como enemigo de los usuarios, este funcionario debería renunciar al cargo que indebidamente ostenta.

El seis de abril queda registrado como uno de los peores días vividos por las irregularidades que a diario se cometen en Oaxaca, ya que fueron más de 900 las unidades que utilizaron los transportistas para bloquear toda la ciudad y municipios durante todo el día y parte de la noche, sin que al menos se les advierta que ese hecho monstruoso fue motivo suficiente para retirarles las concesiones o al menos obligarlos a pagar la tenencia anual, que no hacen por concesión gratuita e inexplicable del gobierno, a pesar de que más del 50 por ciento de camiones son chatarra y prestan un pésimo servicio a la sociedad. El diputado perredista Anselmo Ortiz García, presidente de la Comisión de Transporte del Congreso del estado, declaró que el gobierno es muy complaciente con los concesionarios transportistas, que trabajan de manera irregular. Dijo que estos empresarios no han cumplido con los convenios que suscribieron en 2013, cuando se les autorizó un incremento; que este año no está justificada el alza porque además no pagan tenencia, principalmente los representados por Alejandra Gómez Candiani. Es muy lamentable que los legisladores tampoco hagan nada, y que como en el caso de este perredista, sólo hagan declaraciones sin presionar a que en definitiva no se conceda el incremento que solicitan y que se les sancione por el delito cometido contra las vías generales de comunicación.   

Si el gobernador hubiera cumplido su promesa de campaña de promover la revocación del mandato, ya no tendríamos que sufrir más violaciones a las leyes, como ocurrió también el viernes pasado, en que por la dizque celebración de un aniversario más de don Emiliano Zapata, decenas de organizaciones volvieron a bloquear toda la ciudad con sus múltiples marchas, que al concluir, después de varias horas, convirtieron en mercado y muladar todas las calles del centro histórico de la ciudad. Por lo pronto, es necesario que la ciudadanía tome en cuenta todas estas anomalías, provocados por los gobiernos federal y estatal, antes de su posible emisión de voto del próximo siete de junio.

Inline
Inline