ABOGADOS DE LA CORRUPCIÓN

Por William Hundelshauseen Carretero

La semana pasada una fuente seria como IDEAS POLITICAS que dirige el periodista Carlos Figueroa, denunciaba con asombro y lleno de perplejidad las investigaciones que ese portal de noticias había realizado sobre los abogados de la corrupción que se habían aprovechado del dolor y la escases de dinero de los familiares de las victimas del edificio PORTALES DE BLAS DE LEZO II, al solicitarle que les firmara el poder para ellos sacar adelante la parte jurídica, pero con un setenta por ciento para ellos ya que había que tranzar a los jueces para que fallaran a favor y el treinta por ciento para la familia y no debían dar noticias a nadie sobre la ayuda que están recibiendo del distrito para que la demanda tuviese mayor captación de dinero debido a la gravedad de la no presencia del estado en este hecho catastrófico; por eso hoy en mi nota de los martes me sumo a las denuncias de nuestro colega, porque debilita las posibilidades de ofrecer óptimos escenarios de seguridad jurídica integral a sus posibles representados y esto se suma en la desconfianza e incredulidad que tenemos en la rama judicial, considerándose que ella misma coopera como factor generador de escepticismo, en la medida de la falta de una pronta y cumplida justicia o la imposibilidad de acceder a ella. Tener lealtad en la profesión de abogado, es lo que muchos han ido perdiendo debido precisamente a un ejercicio profesional deshonesto e injusto. No podemos culpar a los individuos si algunos prefieren hacer justicia por su propia mano, si no han encontrado en los abogados un compromiso claro de defender la justicia hasta las últimas consecuencias, a pesar de la complejidad de un sistema legal, judicial y penitenciario que no ha cubierto las expectativas de una protección verdadera y digna de todos los derechos ciudadanos ya que muchos de ellos han sido cómplices de la injusticia y de la corrupción que impera, en gran medida, en la administración de justicia.

La lealtad que deben tener los profesionales del derecho tanto con el cliente y sobre todo con el juez, debe ser una máxima que todo profesional debe cumplir, para poder de esta forma cambiar la mala imagen de los abogados y sobre todo del alicaído poder judicial, que en este caso vendría a ser el máximo referente de la administración de justicia nacional, es sumamente desagradable para los abogados que se califique al poder judicial como el órgano más corrupto e ineficaz, si tan solo se practicara el decálogo del abogado, cuan diferente seria la imagen que se daría a la sociedad. La probidad obliga al abogado el cumplimiento de los siguientes deberes: decirle la verdad sin trampas, hacerle conocer el alcance del problema sin hacer caer en mentiras para salir airoso a su cliente, mantenerlo informado sobre el avance del proceso, demostrar interés por la causa pero sin facilismo, actuar con agilidad, instruir al cliente sobre lo que debe hacer o decir siempre con la verdad, presentar toda la prueba posible, no transigir ni renunciar derechos sin el expreso consentimiento del cliente, cobrar lo estipulado en las tasas judiciales etc.

Por todos es sabido la especial vulnerabilidad en la que se encuentra las víctimas de una desgracia como la acaecida en el barrio Blas de Lezo, sobre todo con familias supremamente pobres, por lo que aprovecharse de esa situación para aumentar el dolor y la ansiedad por falta de la capacidad económica para estos seres que perdieron al motor principal de su familia es una situación –cuanto menos- reprobable y reviste especial gravedad cuando el responsable de esta circunstancia es un abogado, y promociona sus servicios profesionales y de asesoramiento legal en materias relacionadas con la tragedia, no sólo por la eventual ilicitud de dicha práctica, sino por los altos estándares de ética y calidad moral que se esperan y presumen de ese colectivo.

La Justicia tocó fondo. Los colombianos ya no se sorprenden al ver los distintos escándalos que involucran a los más conspicuos representantes de la rama judicial. Carruseles de pensiones millonarias en las altas cortes, cartel de jueces que negocian fallos, luchas a muerte para no jubilarse, clientelismo judicial, y cruce de favores componen el abanico de episodios lamentables en la justicia colombiana.  Abanderados, por Abogados de la corrupción.

Inline
Inline